•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El arquero Jackson Follmann del Chapecoense, uno de los pocos sobrevivientes del accidente aéreo de Medellín que diezmó al club hace dos semanas, llegó la madrugada de ayer a Sao Paulo, donde fue hospitalizado.

El portero de reserva, que sufrió una amputación de parte de su pierna derecha, fue el primer sobreviviente en regresar a Brasil tras el accidente del 28 de noviembre, que dejó un saldo de 71 muertos de las 77 personas que estaban a bordo, la mayoría de ellos jugadores y miembros del plantel técnico, así como una veintena de periodistas deportivos. 

El hospital Albert Einstein de Sao Paulo, donde Follmann fue internado, informó que el jugador está en la Unidad de Terapia Intensiva y ya fue sometido a una serie de exámenes de imagenología y laboratorio para determinar su condición. 

Tras una evaluación “se optó por la corrección quirúrgica” de una fractura en la segunda vértebra cervical.  

El médico traumatólogo del club, Marcos Nagli, ya había informado más temprano a la prensa sobre esta operación, al llegar junto a Follmann a Sao Paulo.

“No tenía expresión en el rostro pero cuando aterrizamos vi que soltó un poco el aire. Sin duda era una sensación de alivio”, contó el traumatólogo del Chapecoense.

“Toda cirugía tiene un riesgo y queremos que ese riesgo sea bajo”, añadió, al referirse a la cirugía en la cervical.

Dos más

Otros dos sobrevivientes, el jugador Alan Ruschel y el periodista brasileño Rafael Henzel, deben llegar esta tarde a Chapecó.

El avión de la empresa boliviana Lamia llevaba a los jugadores del ‘Chape’ a Medellín, para disputar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana contra el local Atlético Nacional. 

En una entrevista el domingo, Henzel contó detalles sobre los últimos momentos del vuelo, afirmando que en ningún momento el piloto o la tripulación informaron a los pasajeros acerca de lo que estaba ocurriendo. “Se apagaron las luces y los motores, eso causó cierto temor, pero nadie nos avisó de nada”, relató a la televisora Globo. 

Fiscales de Bolivia, Brasil y Colombia investigan las causas del accidente, que se habría producido por falta de combustible.