•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Tigres de Chinandega están decididos a no ceder en la lucha por el liderato de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN) y lo demostraron ayer, venciendo 8-7 al corajudo equipo de los Gigantes de Rivas, que pese a resistirse hasta el final, terminó cayendo ante el inspirado conjunto felino, que ahora es más líder con balance de 20 victorias y 14 derrotas.

Tan solo en el primer episodio, ante el lanzador Jonathan Aristill, quien se presentó con balance de 3-3 y efectividad de 4.10, los Tigres se pusieron al frente en el marcador 1-0. Base por bolas a Jesús López, avance de este a tercera por sencillo de Jimmy González y fly de sacrificio remolcador de carrera de Curt Smith acabaron rápidamente con el 0-0. 

Sin embargo, la respuesta de los Gigantes fue inmediata. Aprovechando el inicio titubeante de Marcos Frías, lanzador de récord invicto (3-0) y efectividad de 4.11, los de Rivas le dieron vuelta a la pizarra, destacándose en ese acto de rebelión el estadounidense Reginal Abercrombie con un cuadrangular de dos carreras. Al ataque de los actuales monarcas de la Profesional, los chinandeganos respondieron marcando la anotación del empate en la apertura del segundo, reacción que fue posible gracias al oportuno doblete del bateador designado Edgar Montiel, que remolcó a Osman Marval.   

El 2-2 en la pizarra se extendió hasta el quinto episodio, cuando Aristill salió del juego dejándole una herencia de dos corredores en base al relevista Wilfredo Amador, quien no pudo prevalecer en la lucha contra la presión y permitió el imparable de Marval que puso el juego 3-2. Acto seguido, golpe a Montiel y sencillo remolcador de par de carreras de Dashenko Ricardo pusieron la pizarra 5-2 y explotaron rápidamente a Amador, quien le cedió un montículo en ruinas a Evert Orozco. Este tampoco pudo escapar al desborde ofensivo de los Tigres que terminaron la entrada ganando 6-2.  

Intento y nada más

Estar abajo en el marcador no empequeñeció a los Gigantes, que envalentonados se acercaron 6-5 en el cierre del quinto, aprovechando un ataque de cinco imparables, cuatro de ellos consecutivos, y dos bases por bolas, una de ellas intencional. Este intento de remontada de los de Rivas enfureció a los de Chinandega, que respondieron alejándose 8-5 en el sexto. Sin embargo, exhibiendo una resistencia admirable, los rivenses intentaron darle vuelta al marcador, pero solo pudieron acercarse 8-7. El triunfo fue para José David Rugama (5-2), la derrota para Jonathan Aristill (3-4) y el salvamento para Wílber Bucardo (7).