•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Habrá revancha entre Román “Chocolatito” González y el azteca Carlos “Príncipe” Cuadras. No será en el mítico Forum de Inglewood de Los Ángeles, pero sí en otra ciudad lujosa como Nueva York, Estados Unidos, el 18 de marzo del 2017; será el pleito coestelar de una función que estelarizará Gennady Golovkin. Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial  de Boxeo (CMB), no resistió la  tentación de confirmar el pleito, ayer en la convención 54 del organismo que él dirige, la cual se efectúa en Hollywood, Florida.

“Ya está confirmado para el mes de marzo en la semifinal de Golovkin contra quien vaya a pelear”, dijo Sulaimán al periodista Salvador Rodríguez, de ESPN. “Si ya lo dijo el jefe supremo (Sulaimán), solo falta afinar los detalles. No me han dicho la bolsa todavía, mi apoderado me comentó que la pelea sería el 11 o 18 de marzo. Yo estoy listo, tenemos una cuentita pendiente”, comentó Cuadras vía telefónica a El Nuevo Diario. 

Después de tantas posibilidades rondando en el ambiente, finalmente Román se decidió por tomar el camino más complicado para defender por primera vez la corona 115 libras del CMB, cetro que le arrebató justamente a Cuadras el pasado 10 de septiembre. El martes reciente, en Miami, se supo que el nica le había solicitado a su promotor internacional Akihiko Honda una pelea previa antes de enfrentar al mexicano. Su postura se entendía, contra Carlos ganó sin objeciones pero sufrió mucho castigo, viéndose un poco afectado por el ascenso de categoría. Necesitaba tiempo de adaptación, ahora lo tendrá pero contra el monstruo más peligroso.

Olvídense de que Juan Francisco “Gallo” Estrada o el japonés Naoya Inoue, campeón supermosca de la OMB, son contrincantes más fieros que el “Príncipe”. En 115 libras no hay otro rival más peligroso que Cuadras. Nadie ha lastimado a Román como lo hizo el azteca y ningún peleador ha puesto en duda un resultado de la manera que lo logró Carlos, a quien muchos vieron ganar, aunque la realidad y lo justo fue que perdiera tras 12 rounds de una tórrida batalla, y así sucedió.

La bolsa, clave

No hay dudas de que Román aceptó la revancha porque le ofrecieron una buena bolsa. Siendo justos, el nica merece ganar como mínimo un millón de dólares. No crean que tal cantidad de dinero es la que entrará en su bolsillo. Solo en pago de impuestos, González se desprende más del 30% de su bolsa, a eso súmenle que el pago total a los entrenadores y manejador también ronda el 30%. La matemática simple indica que al “Chocolatito” no le es tan rentable pelear en Estados Unidos, por eso es comprensible su exigencia de una buena bolsa. El pugilista ha sacrificado dinero por proyección, pero es tiempo de que empiece a ser remunerado de forma justa.

Habrá que esperar si Román recibirá un porcentaje del Pago por Evento (pay per view), si HBO decide transmitir la velada bajo ese sistema. Uno creería que la transmisión irá por esa vía, exclusivamente para los que compren el servicio, tomando en cuenta que estarán en acción el número 1 y 2 del mundo en un mismo escenario, defendiendo sus títulos. 

Preparación

Nunca es pronto para entrar en las valoraciones de lo que podría suceder en un segundo enfrentamiento. Sin embargo, por ahora, es importante analizar el tiempo de preparación que tienen a partir de hoy Román y Cuadras. En ese sentido, el azteca ya tiene ventaja, acumula un mes de estar entrenando en México con la altura a su favor. González no ha estado metido de lleno en el gimnasio, los distintos compromisos personales y golpes emocionales fuera del ring, como la muerte de su entrenador Arnulfo Obando, de alguna manera han provocado que no esté totalmente enfocado.

Faltan 16 días para que finalice el 2016 y por delante tendrá dos meses y medio para entrenar. Es decir que a partir de hoy tiene 3 meses completos para prepararse. La pregunta es: ¿Cuándo volverá al gimnasio por completo? Seguramente su adiestrador Wilmer Hernández ya tiene listo el plan de preparación, a la espera de que el muchacho regrese al país lo más pronto posible y luego decidan si van a realizar campamento fuera de Nicaragua.

Es necesario que Román empiece su proceso de reconcentración pronto. Su prestigio está en juego, mantener inmaculado su récord y defender el trono del mejor libra por libra del mundo. Pero hay que destacar y admirar el hecho de que González optó por bailar con la más fea en su primera defensa. Eso dice muchísimo de lo gran peleador que es.