•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Hay manera de que la plata saque al mejor jugador del mundo del lugar en el que más cómodo se siente? 100 millones de euros, netos, por temporada. Esta es la mareante oferta que, de acuerdo a lo publicado por Sky Sports, ha trasladado el Hebei Fortune chino a Leo Messi para incorporarse al equipo dirigido por Manuel Pellegrini.

Fundado en 2010 y propiedad de una sociedad, China Fortune Land Development, cuyos activos se cifran alrededor de los 170 mil millones de dólares, el club está asentado en Qinhuangdao, una ciudad con salida al Mar Amarillo a 200 kilómetros de Pekín y tiene el objetivo inmediato (después de haber ascendido a la máxima categoría en 2015) de aspirar a un título que en los seis últimos años conquistó el Guangzhou Evergrande de Luiz Felipe Scolari. Pero ¿es factible para el Hebei Fortune el fichaje de Messi? Desde un punto de vista financiero sin ninguna duda.

Hacer frente a los 250 millones de euros de cláusula de rescisión del crack argentino no sería ningún problema y a partir de ahí, tampoco lo sería ofrecerle ese salario descomunal.

En el FC Barcelona no hubo este viernes ningún tipo de comentario a esta noticia y el club azulgrana mantiene la tranquilidad respecto a la renovación de Leo mientras que en el entorno profesional del futbolista no se quiso entrar a valorar la información. De hecho, imaginar que Messi pudiera aceptar la propuesta se antoja poco menos que una utopía por más que económicamente significase un récord mundial a todos los niveles deportivos.

CIFRAS DE LUJO

Un récord que, en materia de fichajes mantiene el Manchester United con Pogba desde agosto de 2016, pero que podría en un futuro no muy lejano saltar por los aires a la vista de la pujanza continuada de la Super Liga china. En marzo de 2016 el Gobierno chino apoyó la propuesta que se trasladó a Zlatan Ibrahimovic para sumarse al campeonato con un contrato de dos años y un salario anual cercano a los 75 millones de euros.

Hoy el futbol chino, con el apoyo implícito de un Gobierno que le otorga toda clase de facilidades fiscales, no solo rivaliza con el árabe, sino que se atreve a llamar a la puerta de los principales clubs de Europa para llevarse a sus jugadores.

Hulk, Jackson Martínez, Lavezzi, Ramires, Paulinho, Carvalho, Guarín, Alex Teixeira, Pellé, Mbia… La lista de cracks que China ha importado desde Europa ha provocado que ya deje de verse, como en el pasado, como un simple destino para jugadores en el ocaso de su carrera y procedentes solo de las ligas brasileña o argentina.