• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

“Vamos a batallar hasta el final” es la consigna del mánager del Oriental de Granada, el popular Omar Cisneros, quien consciente de lo difícil que es la situación actual del equipo, ubicado en la última posición, no se priva de creer en sus muchachos y en la clasificación a la siguiente ronda, menos después de haber triunfado ayer 8-5 sobre los Tigres de Chinandega en el estadio de Villanueva.

Solo el primer episodio fue de calma para el abridor de los Tigres, el costeño Shendell Benard, en la segunda entrada, su vulnerabilidad quedó en evidencia por la ofensiva del Oriental. Ronald Garth fue selectivo ante sus envíos y le negoció base por bolas, Renato Morales fue más agresivo y le conectó sencillo al jardín derecho y Jordan Pavón fue más contundente y le conectó un cuadrangular remolcador de tres carreras.

Ese cañonazo tempranero dejó aturdido a Benard, quien tras permitir doble de Ofilio Castro y sencillo de Donell Linares abandonó el montículo, dejándoselo en llamas a su coterráneo Norman St. Clair, relevista que no pudo frenar el desborde del Granada y permitió que en la pizarra pintaran un 7-0 espeluznante, producto de los dobletes de Luis Terrero, Juan Carlos Torres y Renato Morales. Tan pronto en el juego, el escalofrío de la derrota recorrió los cuerpos de los peloteros de Chinandega.

Poco a poco

Sin embargo, aferrados a la posibilidad de una remontada, tan populares en la actual edición de la Profesional, los Tigres empezaron a descontar en el mismo segundo episodio. Tras golpe a Edgar Montiel, apareció Dashenko Ricardo un doble que puso el juego 7-1. Una entrada más tarde, hits consecutivos de Norlando Valle y Jesús López, más rola dentro del cuadro de Yurendell De Caster produjeron la segunda anotación felina.

Luego, con St. Clair dominando al Oriental, la ofensiva Chinandega volvió a la carga en el quinto episodio y se acercó 7-4, aprovechando que el abridor Joaquín Acuña regresó titubeante al montículo. Valle abrió tanda conectando un imparable por el jardín central, avanzó a segunda por boleto a López y anotó por imparable de Jimmy González, que explotó al estelar del Granada. Con José Elías Villegas en la loma de los infartos, De Caster disparó un cañonazo al bosque derecho y remolcó la cuarta carrera.

En el séptimo episodio Villegas salió del encuentro luego de conceder dos bases por bolas y permitir un imparable. Su lugar lo ocupó Darrel Leiva, quien no pudo evitar el elevado de sacrificio de Edgar Montiel que modificó la pizarra a 7-5, haciendo temblar a los granadinos, tan acostumbrados a que les arrebaten las victorias.

Último trancazo

Sin embargo, Leiva, tan inseguro en sus apariciones, esta vez se mostró efectivo y maniató a la artillería de los Tigres, que no pudo lograr la remontada. En la apertura del noveno episodio el marcador sufrió el último cambio y fue a favor del Oriental, pues Renato Morales, de valioso accionar en todo el juego, mandó al otro lado de la barda una pelota lanzada por José David Rugama, estableciendo el 8-5 definitivo. Ganó José Elías Villegas (2-3) perdió Shendell Benard (0-2) y salvó Leiva (1).