•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La contundencia de los Gigantes de Rivas apagó anoche la alegría del Oriental de Granada, que venía de vencer la jornada anterior a los Tigres de Chinandega. Un ataque de 13 imparables y 11 carreras le dieron la victoria al conjunto sureño que, aprovechando la derrota de los Indios del Bóer a mano de los chinandeganos, retornó al segundo lugar de la tabla de posiciones con un balance de 19-18. La construcción de la victoria empezó tan solo en la primera entrada, con una producción de cinco carreras. Róger Luque, abridor del Granada, no pudo evitar el temprano encuentro con la fatalidad y sus picheos fueron fácilmente descifrados por los Gigantes. Omar Obregón inició el ataque con doblete al jardín izquierdo y le siguió Darrel Campbell con sencillo remolcador de la primera carrera. Acto seguido, Wuilliam Vásquez ligó de imparable y Anderson Feliz conectó un triple empujador de par de anotaciones que pusieron el juego 3-0. Intentó Luque resistirse a lo fatal, pero terminó cediendo otra carrera, producto de incogible de Elmer Reyes. Eso fue todo para el abridor del Oriental, cuyo lugar en el montículo fue ocupado por Osman Manzanares. El inning terminó con ventaja de 5-0. El Granada reaccionó hasta en la tercera entrada acercándose 6-2 gracias a cuadrangular con uno en base de Juan Carlos Torres, luego de que los Gigantes, en el segundo episodio, fabricaran su sexta anotación.

Gigantes rematan

Tras ese primer tercio de abundante producción, el marcador permaneció inalterable hasta la séptima entrada, cuando el picheo frágil del Oriental permitió que los Gigantes fabricaran tres carreras. Las dos primeras fueron producto de imparables consecutivos de Anderson Feliz, Elmer Reyes y Luis Allen. Aturdido por ese rápido ataque, el relevista Manzanares llenó las bases golpeando de forma inmediata a Dwight Britton y Mark Joseph, descontrol que lo expulsó del montículo. En su lugar entró Juan Serrano, víctima del cañonazo impulsador de una carrera de Omar Obregón y del fly de sacrificio empujador de otra de Wuilliam Vásquez. El episodio terminó con un marcador contundente de 11-2, mismo que prevaleció hasta el final del juego. La victoria fue para Pedro Viola (1-0) y la derrota para Róger Luque (4-3).