•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Cuanto más grande es el obstáculo, mayor la gloria de haberlo superado”, así definió Moliére, el padre de la comedia francesa, la motivación y la recompensa. Apegado a esa filosofía, el técnico de la Selección Mayor de Futbol de Nicaragua, Henry Duarte, considera altamente probable que la Azul y Blanco logre un buen desempeño en la Copa de la Unión Centroamericana de Futbol (Uncaf), que se jugará en Panamá entre el 13 y 22 de enero próximo. Enfrentarse a rivales de la talla de Costa Rica, Panamá, Honduras, El Salvador y Belice debe ser suficientemente estimulante para los nicas, y lograr uno de los cuatro cupos directos a Copa Oro de la Concacaf sería un premio de grandes dimensiones.Henry Duarte, director técnico de la Azul y Blanco.

Después del sonado triunfo 3-2 sobre Jamaica, en Kingston, durante las eliminatorias mundialistas rumbo a Rusia 2018, el equipo nicaragüense se dio cuenta que está competente para lograr grandes resultados. Aunque la propia selección jamaiquina desplazó a la Azul y Blanco de las eliminatorias con una victoria 2-0 en Managua, quedó en evidencia una evolución significativa en el desempeño del grupo que dirige Duarte. Antes, Nicaragua había superado con triunfos cuatro desafíos ante Anguila y Surinam, dos con cada uno. Desde entonces y a la fecha, el papel de “Cenicienta” no le pertenece.

El torneo de la Uncaf, en el que los nicas debutarán el 13 de enero contra Honduras, servirá como termómetro para medir el nivel respecto a los demás países de la región. La exclusión de Guatemala por una sanción que impuso FIFA a la federación de ese país provocó un reajuste en el sistema de competencia que permite a Nicaragua, además, enfrentarse a Panamá el 15 de enero, dos días después a Costa Rica, el 20 a Belice y cerrar contra El Salvador el 22.

Desde la casi milagrosa clasificación a la Copa Oro 2009, la tropa nicaragüense no asiste a ese torneo, siendo relegado para las ediciones del 2011, 2013 y 2015. Según Duarte, esta vez, más que nunca, las posibilidades de avanzar son mayores.

Uno menos, uno más

“El nuevo formato, en el que no está Guatemala, nos da la posibilidad de buscar uno de los cuatro cupos directos a Copa Oro. Asumiendo que los grupos en teoría más fuertes, como Costa Rica y Panamá tengan que debatirse entre ellos y que todos pueden dejar puntos en el camino, nos da esa posibilidad de avanzar. Nosotros tenemos un equipo competitivo, fuerte, que si bien no dispone de grandes individualidades, es seguro en el juego colectivo”, dijo el estratega de origen costarricense, quien para el día del debut de Nicaragua en el torneo Uncaf, ya habría renovado su contrato como timonel de la Azul y Blanco hasta el 2020, según él mismo confesó hace unas semanas.  

Después de 18 partidos al frente de la Selección Mayor, entre amistosos y oficiales, Duarte suma 10 victorias, 4 derrotas y 4 empates. De los triunfos sobresalen el 5-0 y 3-0 sobre Anguila, 3-2 ante Jamaica, el 5-0 sobre Cuba y 1-0 contra Panamá, conseguido en el Estadio Nacional. En la Copa Uncaf, conseguir buenos números será importante, pero ¿qué tanto lo será lograrlo con un juego notorio? “Este grupo saldrá a jugar bien, a atacar desde el inicio, sin replegarse en un solo sector, trabajamos en base a un futbol ofensivo, que genere ocasiones para gol. Una cosa está ligada a la otra, para sumar puntos es necesario arriesgar, y eso haremos”, dijo Duarte, quien en dos años como timonel de la selección ha dejado marcada su filosofía.

Barrera  es el máximo referente de Nicaragua.LOS RIVALES - 13 DE ENERO – HONDURAS: La selección catracha, mundialista en tres ocasiones (1982, 2010 y 2014), ha sido históricamente amplia dominadora sobre Nicaragua en Copa Uncaf. En ese torneo, Honduras venció a la Azul y Blanco en los seis desafíos que se enfrentaron. En 2001, la primera vez que se midieron en la Uncaf, los catrachos ganaron 10-2, en 2003 se impusieron 2-0, en 2005 lograron un 5-1, en 2007 convirtieron un 9-1, en 2009 fue un 4-1 y en 2014 lograron un ajustado triunfo 1-0, para extender su hegemonía sobre los nicas. En esos seis duelos, Honduras marcó 31 goles y aceptó cinco.

15 DE ENERO – PANAMÁ: La situación no es tan diferente contra la selección anfitriona, a quien en seis desafíos Nicaragua le ha anotado solamente un gol, el de Emilio “El tarta” Palacios en 2003 que estableció el 1-0, mientras que los canaleros marcan 17 y han ganado cinco desafíos. Dos fueron en el 95, por 2-0 y 5-0, otro en 2001 por 6-0, luego en 2011 y 2014 por idénticos 2-0. En la más reciente Copa Oro, los panameños cayeron en semifinales contra México, en una discutida final en la que los aztecas fueron beneficiados con un penalti dudoso.

17 DE ENERO – COSTA RICA: La selección tica defenderá su bicampeonato y buscará convertirse en tricampeona por segunda vez en la historia de la competición. Contra Nicaragua se ha enfrentado en seis ocasiones en Copa Uncaf y ha ganado todos los desafíos, anotando en total 19 goles y aceptando uno. En 1993 los ticos vencieron en dos duelos por 6-0 y 2-0, en el 97 ganaron por 5-1, en 2003 fue un 1-0, un 2-0 en 2013 y en 2014 convirtieron un 3-0, con goles de Celso Borges, Marco Ureña y Johan Vanegas.

20 DE ENERO – BELICE: Nicaragua ha conseguido sus mejores resultados contra Belice, logrando dos triunfos, otros dos empates y una derrota. Los pinoleros han marcado en los cinco duelos contra los beliceños, lo cual es un buen precedente de cara al torneo de enero próximo. En 2005 la Azul y Blanco logró un triunfo 1-0, dos años después consiguió un 4-2, con triplete de Emilio Palacios. Empataron en 2009 y 2011 con idénticos 1-1 y en 2013 Belice cosechó su único triunfo por 2-1. En total, Nicaragua anota 8 goles y acepta 6.

22 DE ENERO – EL SALVADOR: El panorama no es tan alentador contra los cuscatlecos, quienes en ocho desafíos han logrado siete triunfos y un empate. En 1991 consiguieron dos triunfos por 3-2 y 2-0. En el 99, los salvadoreños se impusieron por 1-0, en 2001 fue un 3-0, igual que en 2003, un 2-1 en 2007, luego se produjo un empate en 2009, único año en el que Nicaragua avanzó a Copa Oro de la Concacaf, y en 2011 la Azul y Blanco cayó 2-0.

Es importante señalar que Nicaragua ha mejorado en varios aspectos respecto a años anteriores. La edición del 2017, además de quedar marcada por la ausencia de Guatemala, será recordada como la aparición de un grupo con una imagen renovada, una Azul y Blanco revestida de confianza, dispuesta a saborear los manjares de la gloria, aunque para ello tenga que superar los enormes obstáculos que se crucen en su camino.