•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Gran Sultana, Granada pasó del llanto de la frustración al júbilo del triunfo en un parpadeo. Un imparable del receptor Juan Carlos Torres con las bases llenas en la agonía del noveno inning contra el relevista Evertz Orozco quebró el empate que había de dos carreras, dándole el triunfo a los locales sobre los Gigantes de Rivas, equipo que quedó tendido 3-2.

Granada gritó ‘bingo’, porque el triunfo les sirve para acercarse a dos juegos del Bóer (que cayó ante Chinandega) por la lucha del tercer lugar. Fue un partido de esos que están escasos esta temporada en la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN): pocas carreras, buen pitcheo y suspenso hasta el último suspiro del juego. 

El Oriental entró al noveno episodio perdiendo 2-1, a tres outs de ser derrotado. Germán Mesa, confiando en su mejor escopeta para el cierre de juego, envió a Francisco Valdivia para asegurar un triunfo que les permitiera no perder de vista al flamante líder, los Tigres de Chinandega. Pero a Valdivia se le vino todo al piso, le conectaron con facilidad, regaló un boleto y se fue a las duchas.

Pavón recibió a Valdivia con imparable al izquierdo y luego avanzó a segunda por sacrificio de Juan Blandón. Jordan avanzó a tercera por imparable del muchacho Benjamín Alegría, anotando por otro cohete del emergente Rafael Estrada. Había juego nuevo en el estadio Roque Tadeo Zavala, el 2-2 se reflejaba en la pizarra. Salió Francisco, relevó Evertz Orozco, tratando de apagar el fuego. No lo logró, Ofilio Castro ligó imparable y aunque pusieron out a Alegría en el plato, un boleto a Donel Linares llenó los costales. Fue entonces cuando apareció Torres con su línea al izquierdo que dejó tendido a los sureños. Ganó Darwin Cubillán (2-4) y perdió Valdivia (1-3).

Así anotaron

Rivas marcó sus dos carreras en el quinto, una producida por triple de Luis Allen y la segunda producto de un imparable de Mark Joseph. En el cierre de la misma entrada, un hit empujador de Alegría estrechó la pizarra 2-1. Róger Luque y Paul Estrada fueron los abridores del partido, saliendo ambos sin decisión.