•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Wilmer Hernández es de los entrenadores que gustan del planeamiento perfecto, preciso y con el suficiente tiempo antes de afrontar una pelea de título mundial. Tomando en cuenta esos aspectos de su forma de trabajo, el adiestrador de Román “Chocolatito” González no está tan convencido de una revancha contra el mexicano Carlos “Príncipe” Cuadras en marzo del 2017.

El sentir de Hernández no es por miedo a perder con Cuadras, sino que él considera que para enfrentar al azteca lo más recomendable es entrenar tres meses. Dentro del plan de entrenamiento que él tenía contemplado, pensaba dedicar un mes enfocado en aumentar la fuerza y el poder de Román y los últimos 60 días enfocar la preparación en la ganancia de oxígeno, sparrings y fortaleza física. 

Poco tiempo

“A Cuadras con dos meses de entrenamiento se le gana, pero el equipo, nosotros queremos noquearlo. Montado con dos meses de tiempo no me gustaría que se tome la pelea con Cuadras, con tres meses sí. Lo que quería hacer respecto a la preparación con el mexicano era meterle más fuerza, pero con tres meses de tiempo. Ahora ya no, el tiempo es corto, si peleamos en marzo le buscaríamos más velocidad, que pase más golpe porque ha estado recibiendo mucho castigo”, dijo Hernández, quien aseguró que el fin de semana habló con el tetracampeón y este le dijo que hoy regresará al gimnasio Róger Deshon.

“Tiene que volver al gimnasio, yo hablé con él y me dijo que llegaría, si no estaré encima de él”, señaló. A pesar de que Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), confirmó la revancha entre Cuadras y Román, dice Hernández que eso no es lo que él maneja. “No hay pelea, no va la pelea con Cuadras”, indicó.

Román derrotó a Cuadras el pasado 10 de septiembre en el mítico Forum de Inglewood, arrebatándole el título 115 libras del CMB para convertirse en el primer tetracampeón mundial en la historia de Nicaragua. Recientemente ganó la distinción de mejor peleador del año del CMB y se mantiene como el número uno del mundo libra por libra en los distintos rankings especializados.