•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al finalizar el Torneo de Clubes Campeones de Baloncesto de Centroamérica 2016, nos queda reflexionar sobre la actuación de la Costa del Caribe que representó a Nicaragua en dicho evento.

El favorito Correcaminos de Panamá logro su objetivo, ser campeón del torneo de manera invicta y de paso clasificarse para la Liga las Américas 2017, algo que Nicaragua había logrado en los dos torneos anteriores. El Salvador se lució en este torneo, desde un inicio alerto con su gran actuación  a los demás países del Istmo. Su actuación lo hizo llegar hasta la final, se le paró duro a Panamá hasta los últimos 3 minutos de juego por la medalla de oro. 

Es notable el gran progreso que ha tenido El Salvador, ese es el resultado de su liga, que la realizan dos veces al año y que cuenta con varios extranjeros de calidad y en la que juegan muchos jugadores nicaragüenses como Bartel López, Vansdell Thomas, Serbio Abea, David Toruno y Noel McKenzie.

Por otro lado, el equipo Sharks de Belice nos robó una posible medalla de bronce, con su conocida fortaleza atlética y algunos jugadores que mostraron buena puntería de media distancia y de tres puntos. Vale aclarar, que Nicaragua ha vencido siempre a Belice a pesar de tener desventajas en tamaño y peso,  pero esta vez la inconsistencia nos pasó factura.

Mejor entrenamiento 

El coach Flavio Moreno, exentrenador de la selección de Nicaragua compartió su opinión con El Nuevo Diario sobre la actuación de la Costa Caribe. “En este tipo de Torneo hay que prepararse con más tiempo y llevar a los mejores del país, hizo falta Serbio Abea y Vansdell Thomas, incluso Róger Muñoz. Este tipo de jugadores debieron aprovechar la oportunidad de foguearse, porque forman parte de la selección que participara en el 2017, le ganamos a equipos suaves y nos derrotaron los buenos”, declaró.

Moreno también destacó, que fue notable la falta de balance en la defensa del equipo Caribe, la facilidad con la que los equipos rivales corrían en rompimiento rápido y anotaban puntos fáciles. “La defensa de zona tampoco nos favoreció al permitir muchos tiros del perímetro, una señal clara de que seguimos careciendo de tiradores del perímetro”, apuntó.

A pesar de los resultados, hay que destacar que se tuvo la oportunidad de foguear a jóvenes promesas, que serán el futuro de la selección nacional. Dayton y Dalton Cacho, Jensen Campbell, Sharlon Wilson, Denzel Moody  son algunos de los basquetbolistas que mostraron de cierta manera estar listos para asumir el reto, por tanto, el proyecto de la Costa de Caribe deberá continuar trabajando con este material joven, sobre todo tomando en cuenta que en 2017, los Juegos Centroamericanos se realizarán en Nicaragua.

El coach Luis Callejas miembro del cuerpo técnico que nos clasificó al Centrobasket y ganó medalla de oro para el 2010, opina que en este 2017 debemos dar prioridad a la preparación de las selecciones masculinas y femeninas para pelear una medalla, “para lo cual también será necesario acabar con la división del baloncesto. Asimismo, debemos definir metas y planificar durante todo el año, para esto será importante mantener los torneos nacionales que mantienen activos a todos los jugadores durante todo el año”, expresó.

Sin lugar a dudas debemos seguir trabajando en nuestros fundamentos, en formar jugadores más técnicos que aprendan a salir de la pantalla con un tiro de media y un tiro de tres, nuestro hombre grande como Bartel López, debe imponerse en la pintura y dominar el área ofensiva. Tenemos un año para trabajar unidos y decidir si disputaremos a Panamá la ansiada medalla de oro en nuestro propio patio o bien, conformarnos con quedarnos con las manos vacías, la cual no debería ser una opción.