•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un año después de avanzar a la postemporada por primera vez desde el 2005, los Astros de Houston ganaron 84 partidos y estuvieron peleando un puesto hasta la última semana de la temporada. Y para el 2017, cuando serán más latinos y más fuertes, los Astros apuntan al premio gordo de las Grandes Ligas: La Serie Mundial.

Durante el receso otoño-invernal, los Astros firmaron a los jardineros agentes libres Carlos Beltrán y Josh Reddick, consiguieron en un cambio con los Yankees de Nueva York al receptor Brian McCann y han tocado las puertas de clubes interesados en mover algunos de sus lanzadores abridores.

Al juntar a Beltrán (BD), Reddick (RF) y McCann (C) con el intermedista venezolano José Altuve, los puertorriqueños Carlos Correa (SS) y George Springer (CF), el antesalista norteamericano Alex Bregman y el inicialista cubano Yulieski Gurriel, los Astros tendrán una alineación ofensiva de lujo.

El zurdo Dallas Keuchel y los derechos Collin McHugh y Lance McCullers encabezan una rotación abridora que podría tener alguna inyección antes que los Astros se reporten a su nuevo campamento de entrenamientos en West Palm Beach, Florida.

Conjunto poderoso

“Es un equipo que para mí, está listo para ganarlo todo”, dijo Altuve, el Jugador Más Valioso del club la pasada temporada. “Con Beltrán, un pelotero de mucha experiencia, y con el talento que ya teníamos en el camerino, es suficiente para llegar a la Serie Mundial y ganarla. Tenemos un equipo completo y solo necesitamos trabajar duro”, agregó.

Altuve, quien lideró la Liga Americana en bateo (.338) e hits (216) tuvo una temporada de ensueño y quedó tercero en la carrera por el premio Jugador Más Valioso, que ganó el jardinero Mike Trout, de los Angelinos de Los Ángeles. El venezolano bateó 42 dobles y 24 jonrones y se robó 30 bases.

Altuve y Correa tuvieron 96 carreras impulsadas, la mayor cantidad para un combo de dobles matanzas desde 1950. Altuve y Springer anotaron más de 100 carreras, la primera pareja de los Astros en conseguirlo desde el 2003. Gurriel tuvo tres jonrones, siete dobles y 15 impulsadas en sus primeros 36 partidos en las ligas mayores, tras escapar de Cuba.

Los Astros del próximo año tendrán un mejor balance que los del 2016, que usaron 16 novatos (9 jugadores de posición y 7 lanzadores) y tuvieron una edad promedio de 27,4 años, empatados con los Mellizos de Minnesota y solamente detrás de los Rays de Tampa Bay (27,3) en el joven circuito. Es por eso que un veterano como Beltrán, quien cumplirá 40 años en medio de su temporada #20 en Grandes Ligas, encaja tan bien en el club texano.