•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Paul Kinzer, agente del reconocido pelotero de Grandes Ligas, Edwin Encarnación, aseguró este miércoles que su representado ha recibido ofertas multianuales de seis equipos, pero está comenzando a entender que él no va a volver a los Azulejos de Toronto, un club en el que quería continuar.

“No es que no haya interés en él, pero dejamos en claro que Edwin quería volver a Toronto, ahí es donde sentía que estaba su casa”, dijo Kinzer en entrevista radial por la emisora Sportsnet 590 The Fan. Kinzer dijo que la mayoría de las ofertas que ha recibido Encarnación han sido de alrededor de tres temporadas.

Kinzer expresó que los Azulejos sí hicieron una oferta, pero fue un día antes del comienzo de la agencia libre, y Encarnación quería convertirse en agente libre y ver cuáles equipos estaban interesados en él. También mencionó que la firma de los Azulejos del primera base Kendrys Morales por tres años y $33 millones “llegó como una sorpresa”. “No esperábamos que se movieran tan rápido”, dijo, añadiendo luego que “no íbamos a hacer una movida sin hablar antes con los Azulejos”.

Puertas cerradas

Kinzer indicó que su primera reunión iba a ser con los Azulejos a nombre de Encarnación, pero cuando Toronto firmó al primera base/jardinero Steve Pearce con un contrato de dos años y US$12.5 millones al principio de las reuniones invernales, “nosotros sentimos que básicamente la puerta se había cerrado”.

“Nadie está molesto con nadie. Estos son negocios”, explicó Kinzer. “Ellos vieron una oportunidad y la aprovecharon”. El hecho de que perder un turno de primera ronda en el sorteo (para los equipos fuera de los primeros 10) esté atado a la firma de Encarnación también ha lastimado sus oportunidades en el mercado, dijo Kinzer. Encarnación recibió una oferta calificada de US$17.2 millones (la que rechazó), atándolo a una compensación en el draft. Este es el año final que esto va a ocurrir en los agentes libres gracias al nuevo pacto laboral.

Al serle preguntado cómo Encarnación está tomando el no haber firmado todavía, Kinzer respondió, “de la misma forma en que juega beisbol”. “No está ansioso. Todo se va a resolver”, confió Kinzer. “Lo único ahora es que está comenzando a entender que no va a ser más un Azulejo. Eso ha sido un poco frustrante porque esa siempre fue su meta”.