•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Roma (2ª) se impuso por 3-1 al Chievo (11º), ayer en la 18ª jornada de la Serie A, y se acercó provisionalmente a 4 puntos del líder Juventus, que no jugó esta fecha por estar en Doha para disputar hoy ante el Milán la Supercopa de Italia.

En ausencia de la ‘Juve’, sus perseguidores tenían una gran oportunidad para aproximarse a la cabeza. La Roma cumplió, pero el Nápoles (3º) lo hizo a medias, al no pasar del empate 3-3 en el campo de la Fiorentina (9ª), que le deja a 7 puntos de los turineses y 3 por detrás del segundo puesto.

En su partido contra el Chievo, un equipo de la zona media, la Roma no lo tuvo fácil en ningún momento e incluso empezó perdiendo por el gol inicial del canadiense nacionalizado holandés Jonathan de Guzmán (37).

Después los pupilos de Luciano Spalletti consiguieron dar la vuelta ante sus ‘tifosi’ con los tantos de Stephan El Shaarawy (45+1), el bosnio Edin Dzeko (52) y el argentino Diego Perotti (90+3 de penal).

Salva un punto

Si la Roma cumplió su misión, el Nápoles no pudo ganar e incluso pudo sentirse afortunado de haber logrado empatar en el último suspiro de su visita a Florencia (3-3). Manolo Gabbiadini, en el 90+4 de penalti, puso la igualada definitiva, después de que la Fiorentina se pusiera por delante en el 82 con un gol del argentino Mauro Zárate (82).

Antes, el Nápoles se había adelantado por dos ocasiones con goles de Lorenzo Insigne (24) y el belga Dries Mertens (68), pero la ‘Fiore’ había equilibrado en ambas con un doblete de Federico Bernardeschi (51, 69).

Mertens continúa con su racha anotadora. En las dos anteriores jornadas, el belga había encadenado un triplete ante el Cagliari (5-0) con cuatro dianas frente al Torino (5-3). Ahora rebajó su efectividad, pero volvió a ser clave para los suyos.

Para la historia de la competición quedará la entrada en juego de Pietro Pellegri, atacante del Génova, en los instantes finales de la derrota de su equipo ante el Torino (1-0) por un tanto de Andrea Belotti.

Pellegri, con 15 años y 280 días, igualó el récord de jugador más joven en participar en la liga italiana. Se unió así en ese honor a Amedeo Amadei, que debutó con exactamente la misma edad en 1937 con la Roma.