•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“El Leipzig es rápido, compacto y voraz”, aseguran sus adversarios. ¿Este equipo que jugaba en la 5ª división en 2010 podría convertirse en el campeón de la Bundesliga en su primera temporada? Está a tan solo tres puntos del líder Bayern Múnich antes de la tregua navideña.

El RB Leipzig es el club sorpresa de la primera parte del campeonato y el único que sigue el ritmo del vigente campeón, el Bayern Múnich. En el primer partido, el equipo entrenado por italiano Carlo Ancelotti fue superior.

El Bayern de Múnich se impuso el miércoles por 3-0 a un RB Leipzig, que jugó una hora con 10 hombres en el duelo en la cumbre. Pero, la Bundesliga cuenta con 34 jornadas. El RB Leipzig ha logrado 36 puntos en 16 partidos. Algunos años atrás, habría sido suficiente para ser campeón.

Un juego exigente

Uno de los principales elementos de la ecuación es el juego entusiasta impuesto por el técnico Ralph Hasenhüttl, pero también físicamente exigente para los jugadores.

“El Leipzig es rápido, compacto y voraz”, afirmó el entrenador del Hertha Berlín Pal Dardai. Pero, el estilo de juego del Leipzig no se basa solo en la posesión sino también en la presión muy alta y en las transiciones ultrarrápidas para crear jugadas de peligro. Las estadísticas reflejan que los pupilos de Hasenhüttl corren cuatro kilómetros más de media que sus rivales en esta primera parte de la temporada.

Esta forma de jugar se debe a que la plantilla está compuesta por jugadores jóvenes, una media de edad de 23 años, aunque no tiene profundidad de banquillo. La calidad individual del ataque del Bayern Múnich formada por Thomas Müller, el polaco Robert Lewandowski y el holandés Arjen Robben supera a la del Leipzig.

Más de la mitad de sus jugadores jugaban en la segunda división la pasada temporada. Sin embargo, la ventaja del Leipzig pasa porque no disputa ninguna competición europea.

Sin estrellas 

El Leipzig carece de jugadores estrellas. “Antes de fichar a un jugador, nos informamos de su carácter”, destaca el director deportivo Ralf Rangnick. “No queremos futbolistas que, después de haber marcado un gol, se marchen a celebrarlo solo con el público”, prosigue Rangnick.

Pero, el proyecto a largo término del Red Bull pasa por disputar la supremacía al Bayern Múnich y asentarse en la Liga de Campeones. Nadie pensaba que podría estar en la cabeza de la tabla de clasificación en su primer año en la división de honor. En mayo se verá si aguanta.