•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por el momento, mientras Indios y Tiburones afilan lanzas y dentaduras para el duelo de esta noche en Granada, la recta final de la Liga Profesional se mueve entre un torbellino de especulaciones, y los pronósticos insaciables, ignoran sus caminos. Todo es posible y nada es cierto. Ya no hay tiempo para críticas sobre la calidad del beisbol que hemos estado viendo, porque independientemente de eso, las emociones que se vienen encima de forma de alud, pueden mantenernos en la azotea de la excitación zigzagueando entre cálculos cambiantes.

PICOTA RUGE EN PALCO

Los Tigres de Lenín Picota, están en el palco del liderato, asegurados, no como dueños de la cima, pero si como clasificados a los playoffs, en cambio el Oriental se encuentra sumergido en el fondo de la pileta de las posibilidades y para llegar a las 23 victorias del Chinandega, necesitan ganar 5 de sus 7 juegos pendientes y que los occidentales se derrumben perdiendo 6 corridos. ¿Hay alguien por ahí considerando eso factible? No por supuesto, pero el objetivo de Omar Cisneros no es pensar en el Chinandega. Sabe que eso parece inútil y nada distraído, a diferencia de pretender amargarles la vida a Bóer y Rivas.

Lea: El Bóer invita a creer

Todos estamos claros que el Oriental es lo más próximo a un cadáver, pero podría escapar al zarpazo de la muerte con un resurgimiento espectacular, no descartable. Solo así borraría la desventaja de 2.5 juegos que lo separa de los Gigantes, y 3 respecto al Bóer. Es por esa exigencia aguijoneada por la desesperación, que el Oriental debe tomar la batalla de hoy contra el Bóer, como de vida a muerte. Casi seguro que Omar envíe a las brasas al derecho Gustavo Martínez, líder en efectividad de la liga, único con menos del 2.00 que abrillanta cualquier brazo, mostrando ese 1.86 tan llamativo.

EL RETO DE CUATRO BRAZOS

¿Será capaz Omar, con una rotación de tres forzada por las necesidades, Martínez, Eulogio de la Cruz y Roger Luque, y Cubillán funcionando nuevamente como factor de seguridad rematando; lograr salir del hoyo contra reloj? Es un reto claramente en desventaja, como el de Héctor frente a Aquiles en la Ilíada, pero con mejores posibilidades en vista de lo imprevisible que es el beisbol. Perseguir a dos, no solo a uno, estimula algo a este Oriental que trata de quitarse la soga que cada día aprieta más su cuello.

¿Perder hoy para Omar sería la muerte? No, pero casi. Sería una aproximación macabra porque empujaría a los Tiburones a 3 juegos del Rivas y 4 del Bóer con 6 pendientes. Uhh, ¿en cuál de los círculos del infierno de Dante se sentiría Omar? Si su equipo falla hoy, necesitaría jugar no un beisbol perfecto, porque en esta liga eso es tan improbable como ver caer nieve en Chinandega, pero si, no volver a perder en dobles enfrentamientos con los tres adversarios.

BATEO CENTRAL ERIZA PELOS

¿Qué tan factible es tumbar a los Tigres del liderato? La desgastante lucha entre Bóer y Rivas que se enfrentarán dos veces persiguiendo al equipo de Chinandega y siendo perseguidos por el Oriental, favorece a la tropa de Lenín Picota, único manager con margen para ceder espacio sin perder el mando. Ese bateo central tan destructivo, proporciona al equipo más jonronero de la liga con 40, mayor capacidad de ejercer presión. Jimmy, Smith y Yurendel, provocan escalofríos. 

¿Cómo reducir lo infinito a lo finito, lo inasequible a lo real? Esa es la intriga mas espesa a la orilla del nada es cierto. Sin embargo, se ve extremadamente difícil que el Oriental evite la cuchilla de la eliminación, en tanto los Tigres parecen disponer del armamento para resistir embestidas en la cima de la montaña. Lo más borroso es ¿qué equipo de casa abriendo la semifinal entre Rivas y Bóer?

También: Oriental arrebata triunfo a Chinandega