•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la historia del futbol mexicano 10 finales se han definido con tandas de penales pero solo en una de ellas, la del Apertura-2016 que concluyó el domingo, el portero atajó todos los tiros que le ejecutaron. Esto lo hizo el argentino Nahuel Guzmán, el hombre decisivo para la coronación de los Tigres.

Guzmán tuvo un torneo redondo. En la fase regular fue el guardameta menos goleado con solo 13 goles en contra, además de que jugó completos los 17 partidos. En la liguilla, el ‘Patón’ mantuvo su consistencia y jugó los seis partidos enteros y en los dos de la serie final ante el América tuvo una actuación memorable defendiendo su arco.

En la ida de la final, a Tigres le señalaron un penal inexistente y Guzmán influyó decisivamente para que el cobrador americanista fallara el disparo. Nahuel tuvo un duelo de palabras con el delantero Oribe Peralta, quien terminó por mandar el balón al travesaño.

En la vuelta, con el marcador global empatado 2-2, el título tuvo que definirse con remates desde el manchón de los 11 metros, donde Guzmán hizo algo que no se había visto jamás en las finales de la liga azteca: atajar todos los tiros.

“Nahuel nos dijo que pararía los tres primeros tiros”, reveló el delantero Jurgen Damm, y el arquero cumplió.

En la primera ejecución del América, el ‘Patón’ se lanzó abajo y a su derecha para detener el tiro del brasileño William da Silva; en la segunda aguantó y rechazó con los puños el cobro del argentino Silvio Romero y en el tercer remate se lanzó a la izquierda para atajar el envío de Javier Güemez.

“Siempre he dicho que los héroes están en otro lado. Tuve la suerte de que saliera todo bien, de adivinar y acertar”, declaró Guzmán al final del partido. Con la gran actuación del ‘Patón’, los Tigres consiguieron el quinto título de liga de su historia en primera división; el argentino ha estado en dos, el anterior fue en el Apertura-2015 definido también en penales ante los Pumas.

El milenario Ferretti 

El brasileño Ricardo Ferretti, técnico de los Tigres, alcanzó en la final del Apertura-2016 los 1,000 partidos como entrenador en la primera división del balompié mexicano.

Los Tigres llegaron a cinco títulos de liga en su historia, los tres últimos han sido con la guía del ‘Tuca’, quien en su cuenta individual como técnico llegó a cinco campeonatos. Como parte de los festejos por el título, Ferretti hizo algo que ha hecho en otras coronaciones: rasurarse el tupido bigote que siempre le ha caracterizado.