•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Selección Mayor de Futbol de Nicaragua no quiso dejar para último momento la asignatura que le encomendó el timonel Henry Duarte y con un tempranero gol de Luis Peralta y otro madrugador en el inicio de la segunda parte de Dani Cadena, se impuso 2-1 ante su similar de Trinidad y Tobago, anoche en el Estadio Nacional de Futbol, en el primero de dos amistosos contra los trinitarios.

La inclusión de Dani Cadena en el once inicial, de primera mano fue sorpresiva, considerando que el atacante hispano-nicaragüense ha tenido poca actividad en la Liga de Islandia y contrasta con la filosofía de Duarte de “no permitir a jugadores sin ritmo”. No obstante, la apuesta del timonel usándolo como enganche fue acertada, dándole la responsabilidad de conectar balones con sus compañeros de ataque y libertades para que probara suerte de cara al gol.

Cadena no solo retribuyó la confianza del técnico peleando cada balón desde su posición, también facturó un gol de fantasía que hizo vibrar a la fanaticada pinolera. Tras recoger un balón un par de metros delante del medio campo, Cadena sacó un potente remate de izquierda aprovechando que el guardameta Adrian Foncette estaba demasiado adelantado y mandó el esférico al fondo de las redes.

El de Dani fue el segundo tanto de la Azul y Blanco, que curiosamente hizo daño a su rival en el inicio de cada tiempo.

Al minuto 3 de la primera parte, Luis Peralta adelantó a la tropa pinolera ganando un balón aéreo tras cobro de esquina.

“Lucho” saltó entre las “torres trinitarias y cabeceó potente hacia abajo, dejando sin opciones al arquero y poniendo el 1-0, cuando apenas los aficionados se acercaban al coloso.   

Lea además: Nicaragua venció este año a la poderosa Panamá 

LA AZUL Y BLANCO DOMINÓ LAS ACCIONES DEL PARTIDO.El técnico de origen costarricense dejó clara sus intenciones de salir a conseguir el triunfo alineando a elementos de destacada actuación en el balompié nacional. Casi como de costumbre, Justo Lorente cubrió el marco y lo resguardaban Luis Fernando Copete, Jason Casco, Josué Quijano y Manuel Rosas en la zaga. Marlon López, Luis Peralta y Bryan García se ubicaron en el medio campo, Cadena como enganche y Elvis Pinel hizo dupla de ataque con Norfrank Lazo.

De una cara

El gol madrugador de Peralta permitió a la selección nicaragüense llenarse de confianza y en la contraparte mermó los ánimos del rival. En esa situación. la Azul y Blanco se adueñó de la posición del esférico y generó cualquier cantidad de opciones de peligro. Lazo intentó aumentar la cuenta al minuto 5 tras sacar un remate desde el borde del área que pasó rosando el poste derecho.

La conexión entre Pinel y Peralta, tan explosiva como efectiva, metió en apuros a la zaga trinitaria. El ejercicio constante de desbordes por el sector izquierdo de esa dupla permitió a Nicaragua tocar puerta con reiteración, así también provocaron la desconcentración de sus rivales, que optaron por cortar las jugadas a través de faltas.

Precisamente, tras un fallo de tiro libre, Peralta pudo ampliar la ventaja de no ser que su remate pasó por encima de la cabaña que cubría Foncette.

El dominio de los nicas era abrumador, Lorente era un espectador más, incluso cuando los trinitarios tuvieron su primer remate por medio de Alvin Jones, quien probó de larga distancia pero el balón se fue desviado del marco. El propio Jones fue amonestado al minuto 27 tras impactar con el codo al rostro del “Chino” López. Al 38’, Quijano abandonó el partido tras sufrir un fuerte golpe en la pierna izquierda, en su lugar ingresó Ciryl Herrington.

Misma dosis

En el inicio de la segunda parte, con Carlo Chavarría en el campo, en suplencia de Bryan García, Cadena facturó el 2-0 y desangró a los trinitarios. El juego siguió con la misma tónica, Nicaragua era quien tomaba la iniciativa, dominaba el balón y generaba las mayores y mejores ocasiones de cara al gol. Diez minutos después de su tanto, Cadena fue sustituido por Alexis Somarriba.

El comportamiento de la selección pinolera era por mucho superior, se conjugó creatividad, comprensión de jugadas y definición, mientras Trinidad y Tobago intentaba provocar un error defensivo para hacerse sentir en la pizarra. Fue así como Hashim Arcia descontó en el 75’, tras adueñarse de un balón suelto en el borde del área que defendía Lorente y sacó un disparo con la potencia y ubicación necesaria para perforar la cabaña de la Azul y Blanco, poniendo el 2-1.

Lejos de amilanarse, los dirigidos por Duarte buscaron rematar el partido con la tercera anotación y pudieron hacerlo por medio de Chavarría, quien en par de ocasiones exigió al guardameta, primero con un remate envenenado desde fuera del área tras un contragolpe (min. 79) que envió Foncette a tiro de esquina, y luego aprovechando un balón dentro del área que pasó apenas coqueteando con colarse al lado derecho del marco.

Por fortuna para la tropa nicaragüense, no fue necesario ampliar el marcador. El 2-1 fue suficiente para quedarse con el botín en el primer duelo amistoso contra los trinitarios. El próximo partido será este viernes, nuevamente en el Estadio Nacional de Futbol, a partir de las 6:30 de la noche. Quedó pendiente el debut de los “legionarios” Jaime Moreno, Brayan Bonilla y Juan Barrera.