•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El año 2016 será recordado en gran parte por la realización de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, marcado por la presencia de dos monstros  como Usain Bolt y Michel Phelps y la brillante demostración de la estrella naciente de la gimnasia, la estadounidense Simone Biles. Sin embargo, alejándonos del panorama mundial y acercándonos al escenario nacional, lejos de los reflectores que atrajeron las grandes figuras, los miembros de la delegación nicaragüense hicieron sus presentaciones cobijados por el entusiasmo de hacer historia, pero frenados por la realidad a la que los condena, el hecho de provenir de un país donde el deporte es pequeño aunque uno grande lo sueñe.  Dalia quedó eliminada en la primera ronda.

Rafael Lacayo (tiro), Scarleth López (pesa), Erick Rodríguez (atletismo), Miguel Mena (natación) y Dalia Tórrez (natación) fueron los representantes de Nicaragua en la cita olímpica. Aquí el resumen de sus actuaciones en Río 2016.

Dalia Tórrez. Esta nadadora nicaragüense, de amplia experiencia en competiciones olímpicas, fue víctima de una eliminación temprana tras quedar octava en el segundo grupo eliminatorio de los 100 metros mariposa femenino. La nica, que hizo su prueba en el Estadio Acuático Olímpico, logró un tiempo de 1:05.81 en su prueba y en la clasificación general de 45 participantes (6 grupos eliminatorios), quedó en la posición 40.


Rafael Lacayo. Este muchacho, de 17 años, fue el abanderado de Nicaragua para estos Juegos Olímpicos y en su debut en una olimpiadas que participó en la prueba de 10 metros pistola de aire masculino. Lacayo quedó en el puesto 39 de 46 participantes, alcanzando 569 puntos de 600 posibles. El competidor pinolero superó a siete tiradores, los que provenían de Kazajistán, Polonia, Hungría, Perú, Australia, Egipto y Panamá.

Rafael fue el mejor de la región, lo que le valió para ser felicitado por el ministro de deportes de Panamá.

Erick Rodríguez quedó relegado en la etapa eliminatoria. Scarleth López. Del esfuerzo de Scarleth no puede dudarse. Ella, que formaba parte del grupo B de la competencia, levantó un total de 155 kilogramos, 66 kg en arranque y 89 kg en envión. En su primer turno, la nicaragüense levantó 62 kilogramos de arranque, 66 en el segundo turno y falló al querer alcanzar los 68 kg en el tercero. En dos tiempos o envión, la pinolera levantó 83 kg en la primera oportunidad, 86 en la segunda y culminó con 89 kg la tercera. En su grupo de seis integrantes, López quedó cuarta superando a la representante de Perú (153) y la de Uruguay (146), sin embargo, fue superada por las pesistas de Japón (186), Albania (165) y Puerto Rico (162), quienes clasificaron a la siguiente ronda.

Miguel Mena. Este nadador nicaragüense participó en la prueba de los 100 metros estilo libre masculino, logrando un tiempo de 53.40 segundos que le permitió quedar en el quinto puesto de su heat eliminatorio, posición que no le permitió clasificar a la siguiente ronda. En la clasificación general (de ocho heats eliminatorios), Mena quedó en el puesto 55 de 59 participantes. Con la marca lograda (53.40 segundos),

Miguel no pudo superar su registro personal que era de 52.55 segundos en esa categoría.

Erick Rodríguez. Fue el último nicaragüense en tener acción en los Juegos Olímpicos de Río. Lo hizo en la prueba de los 1,500 metros planos masculino en la pista del Estadio Olímpico. Rodríguez, ubicado en el tercer grupo eliminatorio, alcanzó un tiempo de 4:00.30 minutos en la prueba, marca que no le permitió avanzar a semifinales y tampoco superar su registro personal de 3:49.64 minutos. En la clasificación general, el originario de Jinotega, quedó en la posición 37 de 43 participantes, superando a los representantes de Emiratos Árabes unidos (4:02.35); Atletas Olímpicos Refugiados (4:03.96); Timor Oriental (4:11.35); Noruega (descalificado); Yibuti (no terminó) y Etiopía (estaba anotado pero no participó).

El próximo reto

Con los Juegos Olímpicos encerrados en el baúl de los recuerdos, la mirada del Comité Olímpico Nicaragüense (CON) está puesta en los Juegos Centroamericanos del próximo año y de los cuales nuestro país será cede.

En esta competición, que se perfila al alcance de los atletas pinoleros, la tarea de conseguir medallas y actuaciones memorables surge como una responsabilidad que debe cumplirse sí o sí. No hay forma de obviar que como anfitriones el objetivo principal será ganar los Juegos. Claro, para ello será clave la inversión que se haga en la preparación de los competidores. Así que el reto es grande.