• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Selección Mayor de Futbol de Nicaragua dejó saberle a su similar de Trinidad y Tobago que no es un equipo débil, como quizá creyó. El triunfo 2-1 la noche del martes explica la evolución significativa del grupo pinolero, que conjugó orden, creatividad y definición, herramientas que desea explotar esta noche (6:30) en el Estadio Nacional de Futbol, durante el segundo y último amistoso contra los trinitarios.

El estratega del equipo nica, Henry Duarte, dejó claro que su deseo es ganar los partidos, incluso estos que son preparatorios de cara a la Copa Centroamericana de la Uncaf, que se realizará entre el 13 y 22 de enero próximo en Panamá. Al margen de su interés por vencer, el timonel debe probar a los jugadores que pertenecen a la preselección, 26 para ser exactos, de los cuales tendrá que depurar a tres para el torneo del año entrante.

De los preseleccionados, doce no participaron en el partido anterior, entre ellos el centro-delantero Jaime Moreno, que juega en la Segunda División de España; Brayan Bonilla, punta del Sporting San José de la Segunda División de Costa Rica, y el capitán de la Azul y Blanco, Juan “Iluminado” Barrera, que milita en el Comunicaciones FC de la máxima categoría del balompié guatemalteco.

En el partido del martes, Barrera no jugó debido que recibió un permiso para viajar a Francia, según indicaron fuentes de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), pero esta noche estará disponible. Lo opuesto sucede con Chavarría, quien jugó la segunda mitad en el triunfo 2-1 sobre los trinitarios, pero se perderá el desafío de hoy, puesto que ayer viajó a España para reportarse con su equipo, el Alcobendas Sports, de la Tercera División B de ese país.

Salvo el caso del “Iluminado”, cuyo puesto en la selección es una garantía, Duarte debe probar el desempeño de Moreno y Bonilla, de quienes se tienen muchas expectativas por militar en clubes de regular prestigio.

Lea además: Nicaragua venció este año a la poderosa Panamá

Casos similares son los de Óscar López, Erick Téllez y Bismarck Veliz, todos zagueros. Maikel Montiel, Jason Coronel, Lésther Jarquín y Armando Zepeda, que no participaron en el juego anterior, Duarte los conoce casi a la perfección.

¿En qué mejorar?

No todo lo que brilla es oro, reza un popular dicho y aplica a la selección nacional. Sería injusto negar que ha habido un avance significativo en el ejercicio técnico-táctico del equipo pinolero respecto a hace dos años.

Sin embargo, todavía hay aspectos que mejorar, principalmente cómo cerrar los partidos, lo cual está relacionado con la condición física de los futbolistas y la distribución de roles.

En el triunfo 3-2 sobre Jamaica, en Kingston, durante las eliminatorias mundialistas, Nicaragua sufrió de sobremanera para mantener ese resultado. En aquella ocasión los goles del equipo local cayeron en los minutos 69 y 78, y a punto estuvo de igualar a no ser que el arquero Justo Lorente logró un par de intervenciones salvadoras. En Managua, los nicas tenían la clasificación a tiro aun perdiendo 1-0 desde el minuto 12, pero cuando se soñaba con un resultado histórico, Simon Dawkins hizo trizas las esperanzas poniendo el 2-0 al 88’.

De interés: El video viral que hizo LecheBurra a la selección de futbol de Nicaragua

Contra los trinitarios, después de ir ganando cómodamente 2-0, la tropa nicaragüense aflojó el ritmo y se mostró permisiva, permitiendo que Hashim Arcia descontara al 75. En esta ocasión, para fortuna de los dirigidos por Duarte, el equipo rival se mostró reducido y no le alcanzó para buscar el empate. Sin embargo, el fantasma del desgaste en las postrimerías de los encuentros sigue moviéndose sobre la Azul y Blanco.

Considerando el sistema de la Copa Uncaf 2017, con partidos cada dos o tres días, Duarte debe priorizar que su equipo llegue en excelente estado físico.