• Matagalpa, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El boxeador Carlos “Rapidito” Rueda, señaló que está entrenando con todo para buscar en 2017 un título mundial, el que no se pudo lograr en el 2016 porque las peleas se cayeron y el peso no era de su categoría, por lo que sigue entrenando fuerte como si ya tuviera el combate amarrado.

“Durante el 2016 realizamos cuatro peleas, de las cuales ganamos dos y perdimos dos, en estas nos faltó el oxígeno y las otras dos nos preparamos bien y las ganamos, por lo que hay que estar preparado o no se hace nada, esto nos ayudó bastante ya que abrimos puertas e íbamos a ejecutar un título, pero era en otra categoría”, dijo Rueda.

Rueda señaló que se mantendrá con la promotora Búfalo Boxing, del ex bicampeón Rosendo Álvarez, quien es la persona que lo ha motivado a seguir adelante, ya que asegura que estaba un poco apagado.

“Búfalo Boxing nos ha dado una buena carrera, nos ha apoyado, nos ha abierto más espacios y creo que en el 2017 vamos a seguir trabajando con él, pero eso lo vamos hablar con nuestro entrenador, como es Róger Rivas para ver qué decidimos, pero nos dejó buen sabor por las peleas que nos han venido proponiendo, pero hubo una en las 126 y no era mi categoría y por eso no se dio la pelea, pero sí creo que vamos a seguir trabajando con Búfalo Boxing”, concluyó el ex campeón.

UNA GLADIADORA

Otra que asegura que hará su mayor esfuerzo en 2017 es la pugilista Katy Massiel Artera González, quien se destacó durante la copa Alexis Argüello en su tercera edición, a pesar de que tuvo altos y bajos durante sus entrenamientos por tres factores: el trabajo, estudios y el cuido de su hijo.

“Espero en Dios tener una oportunidad por parte de mi trabajo, prepararme más para este próximo torneo y entrenar más debido a que ahorita he estado alejada un poco, pero espero este año tener un poco más de disponibilidad de parte de mi trabajo para entrenar mejor y para ejercer mejor mi deporte”, señaló la joven madre.

La boxeadora, quien es madre de un niño de tres años, dijo que no pudo bachillerarse este año 2016 por razones personales, pero agregó que para el 2017 tiene tres grandes retos: criar a su pequeño, concluir sus estudios de secundaria y mejorar en el boxeo.

“No es fácil trabajar, practicar y cuidar a mi hijo, pero no dejo (de hacerlo), sigo entrenando, trabajando y cuidando a mi hijo de tres años, cuando mi familia no me lo puede cuidar pago para que me lo cuiden y sigo para adelante, por lo que este año tengo la esperanza en Dios que va a hacer mejor que el 2016”, señaló la joven pugilista.