• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Mientras el Bóer pensaba en el factor de seguridad que le proporcionaba una victoria más, Omar y sus Tiburones soñaban con furia en tratar de forzar lo que sería una proeza: ganar cuatro seguidos, esperando que el equipo indio se trabe frente a Gigantes y Tigres, batallando por evitar las semifinales. Terriblemente difícil sin duda, pero ayer, el sangrante Oriental, mostró su inflamado corazón y dio el primer paso. Derrotó a la tribu 4-3 aprovechando el pitcheo de Eulogio de la Cruz quien pidió la bola, y el batazo de Juan Carlos Torres en el séptimo con las bases llenas, impulsando par de carreras, quebrando un incómodo empate 2-2, y neutralizando el jonrón solitario de Mateo.

CAMBIANDO GOLPES Y SUSTOS

Con poco esfuerzo, el Bóer se adelantó 1-0 mientras se abrían las cortinas del juego. El abridor Eulogio de la Cruz, considerado un seguro refuerzo, boleó al lead-off Arnol Rizo y fue golpeado de inmediato por doblete de Everth. Falló Frías con dos en posición anotadora, pero Urbina, siempre temido, obtuvo boleto y se llenaron las bases. Un roletazo de Montes produjo la carrera. En el cierre del segundo, equilibró el Oriental aprovechando el error de Mateo con un out sobre batazo de Garth. Doblete del oscurecido Terrero y roletazo de Pavón al short, obligando a una brillante jugada de Cabrera, facilitó el empate 1-1 frente al viejo conocido aunque debutando en la Liga, Francisco Cruceta.

Cabalgando sobre el leve optimismo de una posibilidad fantasiosa, como es ganar cuatro juegos consecutivos incluyendo el extra, el Oriental tomó ventaja 2-1 en el cierre del cuarto dejando las bases llenas con Renato fallando en conteo de 3 y 2. Infield hit de Garth entre short y tercera y otro doble del ofensivamente restaurado Terrero, le dieron forma a una seria amenaza. Antes de ser boleado Pavón, un wild de Cruceta hizo anotar a Garth. Esa ventaja de 2-1 sin ser tan preocupante a esa altura, tenía significado.

SE REACTIVA LA INTRIGA

La pizarra no se movió en los innings 5 y 6, mientras Róger Marín entraba por Cruceta. En el séptimo, contra Darwin Cubillán, tan mencionado como refuerzo de mayúscula utilidad, los Indios nivelaron el marcador 2-2, por doble de Jiltón Calderón y cohete de Cabrera después de ponches a Sevilla y Rizo. Falló Frías y con batazo rasante de Urbina, sacaron out a Cabrera en tercera. Con la intriga reactivándose en la recta final del duelo, los Tiburones mordieron dos veces a los Indios en el cierre pese a que Marín sacó dos outs rápidos. Imparables de Renato y Ofilio y boleto a Linares llenaron las bases. Gran oportunidad para la dentellada de Juan Carlos Torres entre right-center impulsando par de carreras, proporcionándole al Oriental, ventaja de 4-2.

El jonrón solitario de Daniel Mateo contra Cubillán en el inicio del octavo, recortó distancia 4-3 pero no sacó del hoyo a los Indios que cayeron dejando pendiente el factor de seguridad. Ahora el Oriental debe ganar los dos por jugar, esperando que el Bóer no vea salir el sol. Solo así, se podrá forzar un juego extra, que naturalmente el equipo Indio no quiere colocar en su agenda, mucho menos si se trata de volver a enfrentar a Eulogio de la Cruz.