• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Solo dos fechas pendientes y todavía queda por discutir ¿quién líder y quién decapitado? entre los cuatro equipos de la Liga Profesional, mientras la lucha por el liderato de bateo entre cuatro artilleros agrega más intensidad al drama de cierre de temporada, y el venezolano Wuilliam Vásquez, la figura cumbre del evento sin llegar a ser el pelotero impacto capaz de hacer vibrar frenéticamente las tribunas intenta conseguir la triple corona. Es decir, que se dispone de suficientes atractivos más allá de lo discreto que ha sido el beisbol mostrado, para atraer al público a las ventanillas de boletos.

OMAR TRAS LA PROEZAEl Oriental tiene un escenario nebuloso.

Aún el moribundo Oriental, resistiendo en la sala de cuidados intensivos, se aferra a la estrecha posibilidad de escapar a la cuchilla de la eliminación ganando tres seguidos, incluyendo el juego extra con el Bóer, si este equipo entra en otra de sus depresiones y no puede ganar uno de los dos exigentes duelos con Gigantes y Tigres, equipos que, equilibrados con 25-21, se sienten espoleados por un interés mayúsculo en evitar la incomodidad de estar involucrados en una semifinal habitualmente desgastante. Naturalmente deberán pisar el acelerador a fondo en busca de apoderarse de la cima de la montaña.

En un torneo en que la lógica fue vista desnuda y enclenque deambulando sin rumbo, entrar en consideraciones parece algo inútil, aunque inevitable. Es obvio dentro de lo especulativo que el Oriental tiene cara de cadáver. Si ese equipo dependiera de sí mismo enfrentándose dos veces al Bóer, sus posibilidades de sobrevivir forzando un empate serían más viables, pero sus duelos pendientes son cara a cara con Tigres y Gigantes. Omar ha anunciado a Gustavo Martínez y Roger Luque como abridores, con Eulogio de la Cruz en caso de estirarse hasta el sueño de un juego extra.

Eso se ve muy difícil, por la lucha que sus rivales de turno, sostienen por el liderato. Levanten sus manos quienes piensen que los Tiburones escaparán al arponazo que los hundirá definitivamente. Sería la gran proeza.

INDIOS FRENTE A ROSARIO

Rivas seguramente utilizará mañana frente a los Indios a su “as” de espadas José Rosario, máximo ganador de la Liga con 7 y sub líder en efectividad con 2.28 a lo largo de 75 entradas. Colocado como favorito el equipo sureño, el más bateador con 315 puntos, 303 anotadas y 519 imparables, cifras máximas, si el Oriental con Martínez somete a lo que se espera unos embravecidos Tigres, el suspenso sería exageradamente espeso arriba y abajo frente a la opción de un doble empate necesitado de juegos extras con cifras individuales en progresión, quizás pendientes de definición los cetros de bateo y de jonrones, no el de empujadas, garantizado en la caja fuerte de Wuilliam Vásquez.

Un inesperado gran cierre para esta Liga expuesta a encendidas discusiones sobre la calidad de beisbol ofrecida. De manera que nos encontramos en un momento de máxima excitación para el fanático, ansioso de ser estremecido con cualquier chaqueta, por esa carga eléctrica que proporcionan duelos revestidos de incertidumbre con la angustia garantizada. Es solo una posibilidad de carácter fantasioso. Así que recen porque eso ocurra.