•   Oaxaca, México  |
  •  |
  •  |
  • END

Terminó el suplicio para “Chocolatito”. La pequeña “fiera” parecía haber resucitado después de marcar 104 libras y media, aunque su mirada seguía siendo tan flácida como sus músculos, necesitados de una urgente “galvanización”.

Ahora, derrotada la balanza, tenía que concentrarse en la recuperación de energías, para poder brillar intensamente entre las cuerdas, mostrándose como el mejor “pulga” del planeta.

El paralelogramo de las consideraciones ofrece suficiente claridad.

¿Quién más alto y con más alcance?. “Chocolatito”, que tomará esa ventaja para manejar con relativa comodidad sus estocadas rectas, abriendo la guardia del retador Francisco Rosas y fabricando espacios para esas combinaciones fulgurantes, terriblemente dañinas.

¿Quién más rápido de manos?. “Chocolatito”, capaz de repeticiones con esa zurda tan ágil y obediente, agregando el uso de una derecha de excelente complicidad. Incontrolable en sus desbordes, González asegura estar interesado en no dar tregua.

¿Quién con más poder?. “Chocolatito”, sin ser una empresa de demoliciones. Su precisión, multiplica el impacto de golpes enviados desde diferentes ángulos con singular maestría. Con 12 nocauts en sus 20 victorias, perdiendo cinco veces, Rosas, peleador derecho con 1.56 de estatura, no es alguien próximo a un Joe Frazier en miniatura.

¿Quién más flexible?. “Chocolatito”, dueño de una variedad de movimientos avanzando y desplazándose, con suficiente destreza para salir de las sogas o evitarlas, y con una llamativa aptitud para el contragolpe.

La pregunta clave es: ¿en qué es más Rosas que González?. Solamente en lo bocón. Mientras Román dice que hablará en el ring, y que no subestima a ningún rival, Rosas grita, gesticula, dice sentirse vencedor, aunque no explica cómo piensa lograr el éxito.

¿Es posible tener un punto de vista tan autoritario como unilateral frente a un combate como éste?. Sí, es posible, aun considerando la bravura sin límites de los mejicanos. Sólo con una fogosidad como la de Efrén “Alacrán” Torres, aquel temible rival del “Ratón” Mojica y Chartchai Chionoi, sólo así podría ser Rosas un adversario preocupante.

¿Y si le sale el diablo a Chocolatito?. Obviamente no será culpa mía. Uno se apoya en los antecedentes, el nivel de los rivales, el momento y las proyecciones colocadas sobre el tapete.

Nunca pensamos que José Torres metería en complicaciones a Argüello, o que el “Ratón” Mojica sería tumbado por un don nadie, o que un peleador lento y aparentemente tan envejecido como Henry Cooper, sorprendería al entonces increíble Muhammad Alí.

Pienso que esta noche, el auditorio Guelaguetza aquí en Oaxaca, no necesitará bujías. La brillantez del boxeo del “Chocolatito”, bastará para mantenerlo iluminado, hasta que Rosas sea derretido.

dplay@ibw.com.ni