• |
  • |
  • Edición Impresa

El futbol español retoma esta semana su actividad con la disputa, entre hoy y el jueves, de los ocho encuentros de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, una ronda que presenta dos exigentes cruces al Real Madrid y al Barcelona, rivales del Sevilla y del Athletic Club, respectivamente.

El cuadro azulgrana, defensor del título y dos veces campeón del torneo copero bajo la dirección del técnico asturiano Luis Enrique Martínez, apunta ya hacia su compromiso de este jueves en San Mamés. En ese estadio venció, por 0-1, en la segunda jornada de la Liga Santander y ahí se presentará con la determinación de decantar la eliminatoria frente al Athletic Club de Bilbao.

El conjunto vasco, asentado en el séptimo puesto de la tabla, vuelve a cruzarse por tercera temporada consecutiva con el Barcelona, su verdugo en la final de 2015 y en los cuartos de final de la pasada edición de la Copa del Rey.

Estos resultados ceden el favoritismo al equipo catalán, campeón de la competición en 28 ocasiones. En 23 títulos se queda el Athletic Club, el segundo club que más veces ha ganado la Copa.

Zidane va por más

Una nueva conquista buscará, por su parte, el Real Madrid bajo la tutela del francés Zinedine Zidane, el entrenador que recientemente le condujo al éxito en la Liga de Campeones, en la Supercopa de Europa y en el Mundial de Clubes.

El Sevilla, el tercer mejor conjunto de la liga española, será quien trate de interrumpir la racha de la escuadra madrileña, invicta desde el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Wolfsburgo, disputado el 6 de abril de 2016.

En ese tiempo, el Real Madrid agregó a su palmarés tres nuevos trofeos y se erigió en el líder destacado de la Liga Santander. Con valentía, sin embargo, aguarda el cuadro hispalense su compromiso de mañana en el estadio Santiago Bernabéu, donde los pupilos del argentino Jorge Sampaoli esperan obtener un resultado que les permita soñar con el pase.

A la ilusión que rodea a un torneo como la Copa del Rey se aferra, también, el Valencia tras despedir 2016 con el episodio final de la dimisión del italiano Cesare Prandelli.

A Salvador González ‘Voro’ vuelven a confiar los dirigentes valencianistas la resurrección de un equipo que, con apenas 12 puntos, coquetea con el descenso. La ambición del Celta de Vigo, su oponente por una plaza en cuartos de final, es su próximo obstáculo.

Choques de altura

Sin urgencias, pero con la determinación de mantener su progresión en el torneo, se retarán la Real Sociedad y el Villarreal, dos de los conjuntos más destacados del curso. La quinta y cuarta posiciones ocupan, respectivamente, aunque con los mismos puntos -29-.

Tras ellos se sitúa el Atlético de Madrid, víctima de su irregular rendimiento en el último cuatrimestre de 2016.

Eso multiplica el optimismo de la Unión Deportiva Las Palmas.

El programa de los octavos de final se completa con una eliminatoria entre dos equipos de Segunda División.

El Alcorcón o el Córdoba estarán, contra pronóstico, en la ronda de cuartos de final.