•  |
  •  |
  • END

Oaxaca, Oax.- Al igual que Francisco “Chiquita” Rosas, el nicaragüense Román “Chocolatito” González, deja ver que sufre con la báscula, pero lo niega. Eso sí, habla con mucho optimismo de que saldrá airoso en su defensa del campeonato mundial paja, de la AMB en el auditorio La Guelaquetza, de esta ciudad.

Durante la entrevista, el “Chocolatito” constantemente se enjuagaba la boca.

-¿Cómo te sientes?

“Muy bien, listo para subir al ring. Ya estoy en peso”.

-Se habla de que sufres para marcar el límite de tu división.

“No es cierto. ¿Quién dice eso? Lo verán este viernes (hoy) en la ceremonia de pesaje. Estoy contento porque haré mi primera defensa”.

-¿Qué sabes de Rosas?

“Como todo mexicano es bravo, le pelearé como él quiera. Soy fajador y técnico”.

-¿Cuál es tu pronóstico?

“No me gusta darlo, pero la ‘Chiquita’ se irá antes del quinto asalto”.

Román (1.65 metros de estatura), cuyo palmarés es de 22-0, 20 triturados, se inspiró en su padre para ponerse los guantes. “Él me enseñó y le seguí hasta hacerme profesional. Desde mis inicios me propuse ganar un cinturón del mundo”.

-¿Qué es lo más difícil en este deporte?

“Para mí todo, hay que levantarse temprano a correr, ir al gimnasio. Lo más duro son las dietas”.

-Te noto desganado ¿a qué se debe?

“Estoy aburrido, ya quisiera que fuera la riña para irme a mi casa”.

Junto a gente de su equipo, González, de 21 años, dice: “Aparte del boxeo, soy comerciante, en Managua”.

-¿Tu concepto de Alexis Argüello?

“Gran peleador, me enseñó bastantes cosas. Algo le aprendí”.

-¿Cómo anda el boxeo de Nicaragua?

“Muy bien, conmigo somos dos monarcas universales (Juanito Palacios es titular interino de las 105 libras del CMB), y vienen varios excelentes contendientes”.

-Háblame de tu apodo, “Chocolatito”.

(Ríe) “Me dicen así porque estoy guapo... No es cierto. Así le decían a mi papá, Luis González, quien era boxeador”.