Mariano López
  •  |
  •  |
  • END

Lo que un día fue amor, en amargura terminó. El matrimonio Enitel-deporte pinolero ha sido roto. Los cambios de mando en la entidad telefónica propiedad del mexicano Carlos Slim ha decidido no seguir siendo el padrino principal del deporte en general, al menos a los equipos de fútbol que en gran parte dependían de ese apoyo han quedado en el aire.

Desde que el mexicano David Ibarra y el chileno Luis Perey asumieron la dirección de la empresa de telefonía celular, su primer compromiso fue contribuir al desarrollo de las diferentes disciplinas deportivas que se practican en el país, ellos junto a Tamara Montes fueron claves para que muchos deportes no desaparecieran.

La medida tomada por las nuevas autoridades fue romper todo vínculo con el deporte, rescindir los contratos multianuales con la mayoría de las federaciones y con los equipos en particular. Los nuevos dirigentes de Enitel no han dicho si es cuestión de reordenamientos, pero el corte luce definitivo.