•  |
  •  |
  • END

El Real Madrid metió un poco de presión al FC Barcelona de cara a su visita al Vicente Calderón y se situó provisionalmente a cuatro puntos de los azulgranas después de sacar una trabajada victoria de 2-0 sobre el Espanyol.

El equipo blanco sufrió para no dejar en nada el favor realizado por los españolistas la pasada jornada y tuvo que ser un detalle genial de José María Gutiérrez, ‘Guti’, el que decantase la décima victoria consecutiva.

De todas formas, el conjunto de Juande Ramos se quedó en el fútbol ofrecido el pasado miércoles y se ‘olvidó’ de sus últimos partidos ligueros ante Sporting y Betis, mostrándose muy poco acertado en los metros finales, donde la zaga local estuvo casi siempre bien colocada.

Juande apostó por el mismo trío ofensivo que ante el Liverpool (Robben, Raúl e Higuaín) más Huntelaar, pero el extremo holandés parece haber acusado el pequeño parón y apenas desbordó con la efectividad de antaño, mientras que su compatriota no tuvo ningún balón para seguir con su racha.

Además, el otro holandés, Sneijder, falto de ritmo, no hizo olvidar a Gago y no aportó creación ni disparo, aunque Lass se bastó en el centro del campo y la solidez defensiva, liderada nuevamente por Pepe, fue suficiente para que Iker Casillas pasase una noche plácida, prácticamente lo mismo que Carlos Kameni.

El Espanyol, por su parte, salvo en el inicio, nunca dio la sensación de querer ir seriamente a por el partido y se quedó enganchado a lo que Iván De la Peña pudiese inventar, insuficiente en esta ocasión para dar una nueva sorpresa.

Por ello, la ‘pegada’ visitante decidió. Con el partido trabado y con escasas ocasiones, ‘Guti’, relevo de Sneijder, se ‘disfrazó’ de éste y lanzó magistralmente una falta directa a la escuadra de la portería de Kameni para abrir el triunfo del Real Madrid mediada la segunda mitad.

Con poco, los de Juande Ramos habían puesto la primera piedra de los tres puntos. Los de Mauricio Pochettino tampoco tuvieron tiempo de reaccionar y en cuanto abrieron las líneas, Raúl encontró el espacio para ‘cazar’ un balón de Marcelo y afianzar la ‘décima’ complicando la existencia del rival que le dio ‘vida’ en Liga.