•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El camino a la grandeza no es nada fácil, está lleno de sacrificios y pruebas, por ello muy pocos logran acumular los méritos necesarios para llegar al mejor beisbol del mundo, esto lo sabe muy bien el nicaragüense Roniel Raudes, quien ha transitado entre mil y una dificultad para adaptarse a otro sistema de vida en el extranjero.

“Lo más difícil es dejar tu familia e irte a otro país en donde nadie te conoce, no hablar inglés es otra debilidad, pues hace que las cosas sean aún más difíciles”, cuenta el pistolero de origen granadino.

A pesar de las complicaciones que ha tenido que eludir, Raudes muestra una madurez envidiable,  sus palabras son contundentes cuando se le pregunta sobre los que intenta conseguir este año: “quiero comenzar en clase A fuerte, pero terminar en AA”.

Bien valorado

El nica ha sido objeto de buenas valoraciones por parte de los expertos del beisbol de ligas menores gracias a su gama de recursos entre los que destacan una bola rápida que ha llegado a alcanzar 92 millas por hora, una curva de constante mejoramiento que actualmente alcanza 76 millas y un cambio de velocidad de 82 a 84 millas.

El año pasado fue elegido como el mejor lanzador de Boston en ligas menores y ha sido valorado como el prospecto número 9 según MLBpapeline y el número 10 por la prestigiosa revista especializada en ligas menores Beisbol América. 

Raudes que en la temporada del 2016 logró forjar un excelente balance de  11 victorias, 6 derrotas y 3.32 de efectividad no ha perdido la humildad a pesar de sus proyecciones.

“Me siento muy contento por el trabajo realizado con mi equipo el año pasado espero seguir así, mi  meta es empezar en Clase A fuerte y terminar en AA, a pesar de las valoraciones no me siento superior a nadie, a mis compañeros no los veo como rivales, mis contrincantes están en el terreno de juego, eso sí, me siento muy agradecido por ser considerado el prospecto número nueve de Boston en las menores”, agrega. “Respecto a mis recursos (lanzamientos) espero seguir mejorando y agregarle más velocidad a cada uno de ellos porque todos son importantes”.

Roniel quien ha alcanzado en dos años en las ligas menores 18  victorias, 9 derrotas, 3.32 de efectividad, 183 ponches y un WHIP de 1.09 en 39 partidos jugados, intentará escalar la montaña de las menores para alcanzar el sueño deseado por todo pelotero, jugar en las Grandes ligas.

Su viaje a Estados Unidos está programado para la primera semana de febrero y ha estado entrenando en Granada durante la etapa de vacaciones.