•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ghana, vigente subcampeón continental, comenzó su andadura en la CAN-2017 con una victoria por la mínima ante Uganda (1-0), liderando el grupo D en un torneo al que regresó Egipto con un empate ante Mali y un récord de su arquero Essam El Hadary.

El Hadary, que cumplió los 44 el pasado domingo, se convirtió en el jugador más veterano en disputar una fase final del torneo africano, batiendo el récord que tenía su compatriota Hossam Hassan, que jugó con 39 años, cinco meses y 24 días en la edición de 2006.

El arquero comenzó en el banquillo de suplentes, pero tuvo que saltar a la cancha en el minuto 28 de partido tras la lesión del titular Ahmed El Shenawy y pudo acabar el encuentro manteniendo su portería a cero. Egipto, el país africano con más títulos continentales (7), por delante de Ghana y Camerún (4 cada uno), tuvo más y mejores ocasiones para marcar en un campo de Port-Gentil con un césped en malas condiciones, pero no pudo hacerlo y solo sumó un punto. La más clara fue un remate de cabeza de Marwan Mohsen desde el interior del área que desvió a córner Oumar Sissoko (53).

“Fue un partido muy difícil. En la segunda parte jugamos mejor, pero al final ya estábamos cansados”, admitió el argentino Héctor Cúper, entrenador de los ‘faraones’. “Por supuesto, estaríamos más felices de haber ganado, pero tampoco cambia mucho sobre lo que debemos hacer en los próximos partidos”, añadió. Antes, Ghana se impuso por la mínima a Uganda en un encuentro que no reflejó el abismo que separa a ambos países desde el punto de vista futbolístico.

Dos caras 

Ghana ofreció dos caras: un equipo ambicioso y ofensivo en la primera media hora, hasta abrir el marcador con el penal transformado por André Ayew (32) y una hora restante de juego en la que los ghaneses se dejaron dominar y en ocasiones, hasta sufrieron.

“En el primer tiempo dominamos el partido, pero en el segundo sabíamos que lo más importante era el resultado y jugamos para ganar”, admitió el seleccionador ghanés Avram Grant.

Por su parte, el seleccionador de Uganda, el serbio Milutin Sredojevic, lamentó haber “pagado demasiado caro un error, permitiendo a un jugador de gran experiencia parar el balón y provocar el penal convertido por Ayew”, en referencia a la falta pitada sobre el delantero Asamoah Gyan.

Ghana, una de las grandes potencias africanas y cuatro veces campeón continental (1963, 1965, 1978 y 1982), que llegó además al menos a semifinales en las últimas cinco ediciones del torneo, jugará el sábado ante Mali y Uganda, un país que regresa a este campeonato tras 39 años de ausencia, se medirá a Egipto, ausente en las tres últimas ediciones de torneo. Con estos resultados, Ghana lidera el grupo con 3 puntos, seguido por Egipto y Mali, con uno cada uno, y cierra Uganda sin puntuar.