•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las series cortas, tan cargadas de imprevistos, son el escenario propicio para la aparición de los héroes inesperados y ayer fue el turno del zurdo Mainor Mora, abridor sorpresivo de los Tigres de Chinandega, quien fue capaz de limitar a solo tres imparables y una carrera limpia en seis entradas completas a los Gigantes de Rivas.

“Me tomaron por sorpresa, pero estaba listo para lanzar”, dijo Mora, ebrio de entusiasmo tras la importante victoria conseguida. “Me avisaron ayer (lunes) que iba a ser el abridor del cuarto juego, pero no me preocupé, pues llevaba una semana preparándome para un trabajo como el de hoy (ayer)”, señaló el verdugo de los Gigantes. 

Consultado sobre los factores de su admirable labor monticular, el lanzador de origen rivense manifestó que “fue clave el conocimiento que tenía de cada bateador, el manager nos había reunido para mencionarnos los lanzamientos necesarios para dominar a cada bateador. Además, fue importante el control que tuve sobre mis envíos, la recta pegada, la curva y el cambio me funcionaron en gran forma”. 

Por su parte, el manager de los Tigres, el panameño Lenín Picota, consciente de lo peligroso que era dejar que la serie se empatara a dos triunfos por bando, animó a sus muchachos a conseguir la victoria como fuera posible.

“Queríamos sacar esta victoria como fuera, necesitábamos garantizarla, gracias a Dios, Mainor hizo un gran trabajo, los relevistas se fajaron y la ofensiva respondió en el momento oportuno”, comentó el timonel, quien además anunció que el abridor de hoy será el dominicano Marcos Frías.