• |
  • |
  • Edición Impresa

La hora de definir al campeón de la Conferencia Americana (AFC) se acerca con el duelo que protagonizarán hoy los Patriots de Nueva Inglaterra frente a los Steelers de Pittsburgh, y el hombre clave para ambos equipos será el mismo.
Se trata de la figura del legendario mariscal de campo Tom Brady, que dirigirá una vez más la ofensiva de los Patriots y del que esperan tengan su mejor versión, algo que no sucedió en el partido de la serie divisional ante los Texans de Houston, aunque el equipo ganó con facilidad.

Mientras que los Steelers quieren hacer mejor las cosas que los Texans en el apartado defensivo para que Brady no pueda ser factor ganador de ninguna de las maneras.

La gran incógnita para los Steelers es encontrar la manera de contener a Brady, una misión que para muchos se convierte en algo imposible y solo de vez en cuando se ha dado, como sucedió el año pasado en el mismo partido que los Broncos de Denver ganaron, precisamente al tener éxito en anular a temible pasador.

Brady llega al duelo ante los Steelers con una marca de 6-4 en duelos de campeonato de la AFC y nada menos que 4-1 de los disputados en el Gillete Stadium de Foxborough (Massachusetts).

La esperanza con la que llegan los Steelers es que las derrotas sufridas por Brady han sido al enfrentarse a defensas capaces de ejercer presión permanente y obligarlo a tomar decisiones rápidas dentro del paquete de protección.

Eso fue lo que hicieron los Broncos dirigidos por el coordinador defensivo Wade Phillips, ahora máximo responsable de la defensa de los Rams de Los Ángeles.

Los Broncos también tuvieron a la gran figura del defensivo Von Miller que encabezó el grupo que le hizo la vida imposible a Brady para que los Patriots perdieran la final por 20-18 en su visita a Denver.

Brady acabó el partido con cuatro capturas que terminaron en derribo y lo golpearon en otras 17 ocasiones.

Si no consiguen hacerle esa presión y golpearlo el equipo rival está perdido cuando Brady tiene el mínimo de tiempo para mirar, sacar su potente brazo y poner el balón en el objetivo de los compañeros que mejor estén colocados en la ofensiva.

¿Frenarán a Brady?

Los Steelers serán el más reciente equipo que pondrá a prueba ese plan, aunque con una defensiva que esta temporada ha estado por debajo del nivel de una “Cortina de Acero”, como se le caracteriza históricamente a la del equipo de Pittsburgh, existe toda una interrogante si al final podrán ponerlo en práctica. Además, la historia ha demostrado que tampoco los Steelers han tenido mucho éxito contra Brady. Pittsburgh lo ha capturado apenas 21 ocasiones en 11 partidos.

Brady no lanza una interceptación ante los Steelers desde el 2005, y acumula 19 pases de touchdown desde entonces, una marca que muchos piensan no va a cambiar en el partido decisivo para ambos equipos de cara a sacar el boleto al Super Bowl LI.

Sin embargo, si se piensa que el partido pueda estar más igualado que el que disputaron ambos equipos en la séptima semana de competición de la temporada regular de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL), que los Patriots ganaron por 27-16.

Ahora los Steelers llegan con una defensiva mucho más completa, sin las bajas importantes que tuvo en el partido de la temporada regular cuando el liniero Ryan Shazier, apenas volvía de una lesión en la rodilla; James Harrison participó en tan solo el 42 por ciento de las jugadas y Bud Dupree se ausentó con una lesión en la ingle.

Los Patriots no están preocupados por lo que puedan ofrecer los Steelers sino centrados en aprovechar al máximo la experiencia, inspiración, clase y liderazgo que aporte el mejor Brady.