Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

PHOENIX
Los Dodgers de Los Ángeles, retiraron de la mesa una oferta de 45 millones de dólares y dos años para Manny Ramírez, y el dueño del equipo Frank McCourt afirmó ayer que las negociaciones deberán comenzar desde cero.

Ramírez, según los Dodgers, rechazó la semana pasada la última oferta del club. Se trató de un contrato por una campaña y 25 millones de dólares, más una opción de 20 millones para el 2010.

McCourt descartó contactos que se realizarían ayer con los agentes de Ramírez.

“Estamos en lo que yo describo como una fase de transición”, dijo McCourt, quien compareció ante una rueda de prensa, previo al primer juego de pretemporada de los Dodgers en su nueva sede de entrenamientos en Camelback Ranch.

“Tuvimos una negociación de casi cuatro meses que terminó el jueves. Ahora estamos en un período quieto. En algún momento se volverá a negociar, pero desde un inicio”, agregó.

El tema conflictivo que aparta a las partes parece ser la distribución de los 45 millones.

Los Dodgers quieren que un pago de 10 millones se atrase hasta 2011, 10 millones más a 2012 y 5 millones en 2013. La última propuesta de Boras fue por un contrato de dos años y 45 millones, sin plazos a futuro para los pagos.

McCourt indicó que esa oferta se dio cuando Boras respondió a la propuesta de 45 millones con una de 55 millones por dos años. Pero los Dodgers rechazaron esa oferta.

Pese a las diferencias entre las partes, McCourt expresó confianza de que las negociaciones se reanudarán dentro de poco. “Queremos verlo a Manny como un Dodger este año”, afirmó.

Ramírez dijo en un comunicado: “Yo no permitiré que hayan negociaciones sin que yo esté involucrado, y yo hablo con Scott casi todos los días. Le he dado a Scott ofertas que él le ha dado a los Dodgers y él me ha dado ofertas de parte del equipo”.

McCourt indicó que debido a los recientes problemas económicos, los parámetros financieros de los Dodgers podrían ser diferentes a donde estaban hace cuatro meses.