•  |
  •  |
  • END

Después de la tormenta siempre llega la calma y a Román “Chocolatito” González le llegó con el mejor resultado que se nos podíamos imaginar, pues retuvo su corona de las 105 libras de la AMB a pesar de que peleó en las peores condiciones para cualquier boxeador, y aún así superó por mucho al mexicano Francisco Rosas.

Pero no se puede abusar de la suerte, menos de la salud y gallardía de Román. Es un hecho que se tienen que analizar las circunstancias por las que “Chocolatito” llegó con los problemas estomacales al combate y retomar control del asunto para que esto no se repita.

“Vamos a revisar todo lo que pasó y ver las fallas, independientemente de quiénes sean. Lo mejor es que debemos discutir con Román las decisiones a tomar al respecto para que todos trabajemos al máximo en función de su carrera. Es una experiencia que nos servirá a todos”, dijo Silvio Conrado Jr., uno de los apoderados del “Chocolatito”.

“Si fue algo que comió y no le hizo bien, claro que fallamos todos. Pero es necesario platicar y analizar conscientemente los hechos… Comparto la idea de contratar un nutricionista pero es asunto de todos poner de nuestra parte, porque también se tiene que tener la voluntad para hacer lo que te indique el especialista”, agrega Silvio.

“Chocolatito” se tomará una semana de descanso para luego integrarse a los entrenamientos, sin embargo todavía no se tiene certeza de cuál será su próxima pelea.

“Don Ignacio Huizar nos comentó la posibilidad de unificar con el campeón de la FIB (Raúl García), pero no es seguro porque él no lo maneja. Y la otra opción es defender contra Iván Meneses, un boxeador que maneja, aunque no sé que tan dispuesto esté en hacer la pelea, tomando en cuenta que Meneses tiene 13 victorias y cinco derrotas”, expresó Conrado.

La posibilidad de defender contra Katsunari Takayama en Japón tampoco está definida, lo que sí parece viable es que Román se mantenga en las 105 libras, mientras dé el peso, como lo hizo para este combate en Oaxaca.