•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los Tigres de Nicaragua cayeron 7-5 ante el equipo de Panamá Metro en el cierre de la primera ronda de la Serie Latinoamericana de Beisbol que se juega en Montería, Colombia.

Con este resultado el combinado pinolero quedó con récord de dos victorias y una derrota y su clasificación de a la final depende ahora del resultado del juego entre Colombia y México.

Tras un primer episodio en el que los dos abridores presentaron sus credenciales de dominantes, la ofensiva de Panamá tomó la delantera en el segundo inning, cuando Anthony Amaya, que conectó doblete por el jardín derecho, anotó empujado por sencillo de Luis Barahona. De un momento a otro, Marcos Frías y Nicaragua estaban cayendo 1-0.

En respuesta a ese empuje panameño, Nicaragua amenazó con acercarse en el cierre, cuando con un out en la pizarra Osman Marval conectó doblete al bosque izquierdo. Sin embargo, Dashenko Ricardo falló por la vía del ponche y Jesús López fue retirado tras conectar rola por la segunda base. 

Fue hasta en el tercer episodio que la tropa de Lenín Picota logró empatar el juego. Everth Cabrera alcanzó la primera almohadilla gracias a base por bolas, avanzó a segunda por robo, se movió a tercera por rola de Darrel Campbell y anotó por un movimiento ilegal del abridor panameño Héctor Salazar.

Turno clave

Con Frías y Salazar fajándose en un atractivo duelo de picheo, el empate en el marcador se extendió hasta el séptimo episodio, cuando por medio de cuadrangular de José Camarena el conjunto canalero se adelantó 2-1. Antes, en el cierre de la sexta entrada, Nicaragua llenó las bases por pasaportes consecutivos a Yurendell De Caster, Ricardo y Marval, construyendo una oportunidad de mucho peligro. Sin embargo, el emergente Janior Montes falló en elevado a la antesala para el tercer out del episodio.

Se derrumbó el picheo

Tras la salida de Frías, Jorge Bucardo se hizo cargo de la loma, pero esta vez no fue tan efectivo como en sus anteriores presentaciones. Sacó el último out del séptimo episodio, pero en el octavo vivió una pesadilla que nadie imaginó. Un ataque de cuatro imparables consecutivos le permitió a los panameños alejarse 4-1 y dejar al borde de la expulsión a Bucardo, quien salió del juego tras otorgar una base por bola intencional.

En su lugar apareció Wilber Bucardo, su hermano, quien no escapó a la explosión del bateo canalero, pues permitió el elevado de sacrificio de Anthony Amaya y el doblete de Luis Barahona que produjeron las carreras cinco y seis de Panamá.

El 6-1 en la pizarra parecía lapidario, pero el conjunto pinolero se acercó 6-5 en el octavo episodio, preparando el escenario para un cierre de alaridos. En la apertura del noveno, los de Panamá ampliaron la ventaja al 7-5 definitivo.