•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con goles de los hermanos Jordan y André Ayew, Ghana derrotó a la República Democrática del Congo por 2-1 y se clasificó ayer para semifinales de la Copa de África, instancia que también alcanzó Egipto, entrenado por el argentino Héctor Cúper, al superar a Marruecos (1-0).

El pequeño de los Ayew (Jordan) abrió el marcador en un disparo desde la frontal tras una buena jugada individual (63), pero Paul-José Mpoku empató cuatro minutos después para los congoleños con un obús desde 25 metros. Finalmente, la clasificación estuvo en los pies de André Ayew, en un penal que anotó para dar la victoria a su selección (78).

Ambos son hijos de Abedi ‘Pele’ Ayew, considerado como uno de los mejores futbolistas de la historia del fútbol africano, tres veces mejor jugador del continente (1991, 1992 y 1993) y campeón de la CAN en 1982. La República Democrática del Congo, que impresionó en la primera fase por su capacidad física, dominó la primera parte aunque sin materializar las ocasiones de gol y en el segundo periodo perdió su cohesión como grupo y ahí empezó a cavar su tumba.

Dieumerci Mbokani (7) y Junior Kabananga (31, 37 y 39) perdonaron para los Potros y lo pagaron caro en la segunda parte, cuando Ghana metió una marcha más al partido y acertó con sus ocasiones. Las ‘Black Stars’, vigentes subcampeones continentales, se enfrentarán contra Camerún por un puesto en la final, el jueves en Franceville.