•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva", nos dice el nobel portugués José Saramago. Para Erasmo Ramírez esta frase puede resumir su actual carrera en el mejor beisbol del mundo. El rivense a quien las academias nicas le cerraron las puertas por considerar que no tenía el biotipo necesario para establecerse, tuvo que emigrar a El Salvador, en busca de un sueño que se concretó con la firma de los Marineros de Seattle en el 2007, cuando tenía 17 años.

La firma con los Marineros fue apenas el inicio de una carrera con pocas felicidades y muchas tristezas en Seattle, donde el rivense no sentía el apoyo de nadie e incluso llegó a pensar  que lo mejor sería abandonar el sueño de ser el próximo big leaguer nica. “En las menores, cuando comencé a tener problemas de control y no sacaba out, me sentía incapaz, no tenía con quién hablar. En el 2015 ya con Tampa, estaba resignado a regresarme, pero apareció alguien que me dio palabras de aliento y me convenció a no darme por vencido”, dijo el lanzador.

Con Tampa Bay, en su primera apertura Ramírez mostró muchas vulnerabilidades llegando a registrar una kilométrica efectividad  31.50; posterior a esta mala presentación, la bonanza fue llegando poco a poco y logró forjar un balance de 11 victorias y 6 derrotas, el nica considera clave el buen ambiente que había en Club House de los Rays.

Buen ambiente

“La hermandad que hay en Tampa es importante, todos somos jóvenes, nadie se cree más. Los veteranos te ven igual, están dispuestos a ayudarte, incluso los más experimentados te preguntan: ¿Cómo me vistes hoy? Y esas cosas. Uno sale a hacer el trabajo y si no lo logra no pasa nada, mañana se regresa con una sonrisa en la cara y a tratar de ser mejor”, mencionó.

De cara a la temporada 2017, el rivense dijo que ha trabajo muy poco la mecánica de sus lanzamientos pues se ha enfocado en su fortaleza mental. Ramírez espera mantener el buen ritmo mostrado en sus últimas salidas al montículo, independientemente del papel que su equipo le asigne. “La meta es ser mejor, si me ponen como abridor ser consistente y si me mandan al relevo mostrarme mucho mejor que la temporada anterior”.

Cree en Gadea

Kevin Gadea puede presumir de haber encontrado un compañero como Erasmo en su nuevo equipo. Sin duda, el apoyo del rivense hará más ligera la carga de Gadea en las mayores. Respecto a la incursión del esteliano en el equipo, Ramírez considera clave la confianza que tenga Kevin en sí mismo.

“Él debe recordar que lo mismos recursos que tiene va a utilizar, tiene que llegar a tirar strike. Además si ya llegó (a Grandes Ligas) es porque el equipo vio buenas cualidades en él, no tiene que demostrar más de lo que ya posee,  porque eso te puede perjudicar, yo no lo quiero ver nervioso queriendo dar más de lo que puede por ahora. Su recta es de 95 millas; quizá el primer día ande en 90 millas, no se debe esforzar demás, el equipo sabe cuáles son sus lanzamientos y porque no te salga un día nos significa que va a desaparecer tu fortaleza”, destacó Erasmo.

Gadea y Ramírez podrían convertirse en la segunda pareja de nicas que coinciden en un mismo equipo de Grandes Ligas, los primeros fueron: Denis Martínez y Antonio Chévez, el “Expreso de Telica” con el equipo de Baltimore en el año 1977; lamentablemente para Chévez fue su única temporada en las mayores.