•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“La única forma de vencer a un tigre es domesticarlo”, dice Mandela en el libro de John Carlin, El factor humano. Es lo que no pudo hacer el pitcheo colombiano, golpeado severamente ayer en Montería durante un octavo inning tormentoso, y los Tigres del beisbol pinolero, se coronaron campeones de la discreta Serie Latinoamericana de futuro incierto, imponiéndose por 4-0. No quedó nada en el tapete de las discusiones. El zurdo Raúl Ruiz solo permitió tres hits a lo largo de siete ceros, un error en tiro abrió espacio para que Chinandega se adelantara 1-0 en el quinto, y el estallido de tres carreras en el octavo consecuencia del hit abridor de Cabrera y dobletes disparados por Edgar Montiel, Curt Smith y Osman Marval, sellaron la victoria 4-0, garantizada por el remate de Fidencio Flores. 

Se quiebra duelo 

¡Cómo se adueñó el pitcheo del dominio del juego! Durante cuatro entradas, casi sin atravesar peligros, el 0-0 estuvo imperturbable. Fue quebrado en el quinto a favor de los Tigres del beisbol pinolero, con la ayuda de un error. Marval abrió con hit, el cuarto contra el abridor derecho Javier Ortiz, y después del ponche a Ricardo, un intento de robo con el agregado del mal tiro realizado por el receptor Pozo, extendiéndose Marval a tercera. La primera oportunidad verdaderamente dorada, después del doble de Montiel con dos fuera y Smith en turno en el primer inning. Ahí estaba Jimmy González, saliendo del banco para disparar hit en su turno del segundo episodio, asestando una estocada entre short y tercera impulsando a Marval.

Claro que era estimulante esa ventaja de 1-0 con el zurdo Ruiz sin permitir hit en cuatro entradas, aunque no definitiva. Esa estrechez de distancia, apenas un paso, mantenía la intriga colgada sobre las dos colinas, como la espada de Damocles. Un parpadeo, y tal diferencia desaparecía. Era obvio que los Tigres necesitaban algo más que un rugido en busca del ansiado factor de seguridad. 

Posibilidad malograda 

Lamentablemente, en el sexto inning, con dos outs, el equipo nica llenó las bases por el segundo doble de Montiel y boletos consecutivos a Curt Smith y Yurendel De Caster que hicieron pensar, Ortiz podía ser retirado del montículo. No se decidió eso, y enfrentando al rugidor Marval, el tirador derecho sacando fuerzas de entre su preocupante descontrol, lo obligó a roletear al short para sujetar el importante cero, evitando que el equipo de Chinandega se alejara.

Después de ser arruinada la pretensión de no hitter por parte del zurdo Ruiz, al ser víctima de un doblete disparado por Andy Vásquez en el quinto, Colombia dispuso de una excelente posibilidad en el cierre del séptimo cuando Reynaldo Rodríguez abrió con hit al left y Eudy Piña se sacrificó. El hit flojo de Jesús Pozo al bosque derecho, colocó hombres en las esquinas con Andy Vásquez en turno. Se necesita el crecimiento bajo presión de Ruiz, y lo logró. Ponche a Vásquez inmovilizando a los corredores y roletazo de Sneider Batista, congelaron la amenaza, manteniendo el 1-0.

Además: De la Cruz, la primera carta

Cuando salió Ortiz del escenario, entrando al relevo el zurdo Ronald Ramírez en el inicio del octavo, el bateo del equipo pinolero, prácticamente despejó la intriga fabricando tres carreras. Hit de Everth, sacrificio obvio, dobletes consecutivos de Montiel y Smith, y otro de Marval con dos outs, estiró la diferencia 4-0, silenciando y oscureciendo el Estadio de Montería. 

Chinandeganos celebran a lo grande

El concurso de Miss Universo fue opacado por la contundente victoria de los Tigres de Chinandega contra Colombia. Según la corresponsal Carol Munguía, en los barrios más populares del departamento de occidente se observaban grupos de personas alrededor de un radio o la pantalla de un televisor.

Octavio Hernández, del barrio El Calvario, detonó  una docena de cohetes, mientras otros tantos de los barrios Santa Ana y Guadalupe realizaron una caravana por las principales calles de Chinandega.  La fanaticada de los Tigres es fiel, desde sus hogares celebraron el triunfo de su equipo en la V Serie Latinoamericana de beisbol. La celebración parecía igual que cuando se realizan las fiestas hípicas.