•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque ya anunció que se retirará a final de año, el cagüeño Miguel Ángel Cotto Vázquez podría ser quien termine con la sequía campeonil por la que atraviesa Puerto Rico. Actualmente la isla se encuentra sin campeones mundiales endémicos. Esto tras la derrota de José Pedraza el pasado 14 enero en Brooklyn.

Cotto no pelea desde el 21 de noviembre de 2015, cuando cayó vencido por decisión ante el mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez en el Mandalay Bay de Las Vegas, Nevada. Su retorno está pautado para el 25 de febrero en el Ford Center de Frisco, Texas. Allí enfrentará al fuerte pegador tejano James Kirkland y en juego estará el título internacional de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Y si se alinean a su favor las estrellas del firmamento boxístico, una victoria de Cotto sobre Kirkland lo pondría en camino a una posible pelea titular tan pronto como en verano y a una revancha con Álvarez.

Complicado camino

Para que se dé esa pelea primero tienen que definirse varias situaciones. Primero, Cotto (40-5, 33 nocauts) debe vencer a Kirkland (32-2, 28 nocauts), lo que es de por sí un riesgo considerable. El tejano es zurdo, corpulento y de potente pegada. Aunque su asimilación es pobre —como ha demostrado en sus dos derrotas— su estilo avasallador y agresivo lo convierte en una amenaza ante Cotto, quien no es un júnior mediano natural y que podría tomarse varios asaltos para botar el moho que acumuló durante sus 15 meses de inactividad.

Segundo, Álvarez (48-1-1, 34 nocauts) necesita superar a Julio César Chávez hijo (50-2-1, 32 nocauts), el 6 de mayo. La pelea será en un peso intermedio, 164.5 libras. De ‘Canelo’ salir airoso, se espera que renuncie al campeonato 154 libras de la OMB para retar en verano al titular de dicho organismo en las 160 libras, el británico Billie Joe Saunders (24-0, 12 nocauts).