•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Atlético de Madrid mira ya al partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey contra el Barcelona, con el francés Antoine Griezmann y el belga Yannick Carrasco como probable delantera titular; un ataque de 24 goles esta temporada y con el reto de desbordar al potente conjunto azulgrana.

Las pruebas en el entrenamiento de ayer, con el condicionante de que el argentino Ángel Correa se ejercitó en el gimnasio por un golpe, apuntan a esa pareja en punta en el once, indiscutible Griezmann en la alineación inicial y reubicado Carrasco como delantero, donde ya ha jugado varias veces, una de ellas en el Camp Nou la pasada campaña, y en cuatro encuentros de este ejercicio.

Carrasco ha sido un recurso puntual para ese puesto en el último año.  Son los dos máximos goleadores del Atlético en el actual curso. El internacional francés con 14 goles en 28 encuentros oficiales, entre LaLiga (8), la Liga de Campeones (3) —es el mejor artillero del equipo en ambas— y la Copa del Rey (3). Cinco de esos tantos han sido en los siete encuentros que ha disputado en enero de este 2017.

El extremo belga suma diez —seis en LaLiga, dos en la Copa del Rey y otros tantos en la Liga de Campeones—, pero todos concentrados en apenas dos meses, entre el 28 de septiembre, cuando su equipo se impuso al Bayern Múnich por 1-0, hasta el 30 de noviembre, cuando su conjunto goleó por 0-6 al Guijuelo en la Copa, con un doblete suyo.

Desde entonces, cuando su nivel goleador y de juego había tomado una altura enorme, se estancó sobre la portería contraria. En total, encadena trece choques sin gol —tres de ellos fue baja por lesión— y ningún partido completo, tampoco el pasado sábado en Mendizorroza, donde dio una patada a una botella de agua cuando fue sustituido.

No juega un choque entero desde el pasado 23 de noviembre, en el encuentro de la Liga de Campeones ante el PSV Eindhoven (2-0). Contra el Alavés jugó 62 minutos, ante el Athletic 65, frente al Eibar 65 en la ida y 31 en la vuelta, contra el Betis 31, ante Las Palmas, en LaLiga, 76, frente al Villarreal 29...

Este miércoles, él y Griezmann, según los ensayos de ayer, serán la elección de Simeone para el ataque frente al Barcelona; dos hombres veloces, de talento, desequilibrantes, con regate y conducción y con preciso disparo con la misión de desbordar a su adversario por una plaza en la final de la Copa del Rey de este año.

Gameiro será suplente 

Esa combinación provocará la suplencia en el duelo tanto del francés Kevin Gameiro, de vuelta al banquillo después de tres encuentros consecutivos como titular, como Fernando Torres, que ha partido desde la alineación inicial en tres de los ocho partidos oficiales disputados por su equipo en enero.

El internacional galo, con ocho goles este curso en 30 partidos, aunque solo una diana en sus doce choques más recientes —la anotada en la ida de la Copa del Rey ante el Eibar—, fue la elección como compañero de ataque de Griezmann en el último precedente entre ambos equipos, el 21 de septiembre de 2016 en Liga en el Camp Nou (1-1).

El atacante madrileño, con tres tantos en 22 partidos esta campaña, nueve desde el once inicial, fue el titular en el esquema de Simeone en tres de los cuatro enfrentamientos con ese rival en el Vicente Calderón —uno fue baja por sanción— desde su regreso al club, con dos goles en esos tres duelos; uno en el 2-3 del 28 de enero de 2015 y otro en el 1-2 del 12 de septiembre de 2015.