•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras cada uno de los peloteros descendía del avión, los ojos de los aficionados y periodistas buscaban con insistencia y un poco de locura a ese genio en la dirección que fue Lenín Picota. El panameño fue el engranaje perfecto que necesitaba la maquinaria chinandegana para obtener el título de la Profesional y el de la V Serie Latinoamericana, sin embargo, para lástima de los presentes en el aeropuerto Augusto C. Sandino, el timonel se quedó en casa, como era lógico.

Los felinos vinieron de menos a más en la Liga Profesional, logrando establecerse en el primer lugar y clasificándose a la Serie Final de forma directa, por encima de los Gigantes de Rivas, que presentaban una alineación que metía en miedo a cualquier conjunto, los Indios del Bóer y el Oriental de Granada, que a pesar de no cumplir con las expectativas era un equipo peligroso.

Los Tigres hicieron todo bien, pensaron en cada movimiento antes de realizarlo y pusieron en jaque a los Gigantes, inclusive antes de jugar la final. ¡Qué bien escogieron sus refuerzos!, agregar al líder en ponches de la Liga, Eulogio de la Cruz, fue una jugada de clarividencia como previendo que a partir de la serie semifinal la liga daría un giro de 180 grados, convirtiéndose de la noche a la mañana en una lucha de escopetas (picheo), con un bateo sin pólvora.

En la segunda ronda de escogencia, el equipo felino dio otro golpe de autoridad al tomar al nandaimeño Everth Cabrera, para evitar que los Gigantes fortalecieran su cuadro interior y aprovechar, además, el guante y el bateo del exligamayorista, asimismo, tomaron a Jorge Bucardo que fungió como un preparador perfecto para que su hermano Wilber apagara las ilusiones de unos Gigantes, a los que les quedó grande el nombre.

Manejo de picheo excepcional   

Había un ojo que parecía verlo todo, una mano que movía las piezas con seguridad y un maestro en la dirección llamado Lenín Picota. El timonel se equivocó muy pocas veces, manejó el picheo con la precisión de un cirujano y con la delicadez que acomoda las piezas un relojero, y  qué decir de su decisión de darle la bola para el cuarto juego de la final a Mainor Mora.

Lo de Mora fue un trabajo de escauteo que el timonel venía realizando, Lenín se dio cuenta que el pistolero le lanzaba muy bien a Rivas en su territorio, pues  solamente había permitido un hit en 5.1 innings, el 29 de diciembre de 2016 en Rivas y se dio cuenta por algún medio que actuando para el San Fernando en la X temporada de la LBPN, le lanzó sin hit a los Gigantes, venciéndolos 2x1. Por eso el mánager no dudó en utilizarlo.

Si lo de Mainor Mora fue destacable, habría que fijarse en ese dúo perfecto que armó con los hermanos Bucardo, convertidos en un par de apagafuegos, uno como preparador (Jorge) y el otro como un taponero de lujo (Wilber). Jorge Bucardo obtuvo la mejor efectividad, con 0.00 en 4 relevos, en los que no permitió hit a los 18 bateadores oficiales que enfrentó en su recorrido de 6.1 innings, ponchando a seis contrarios. Por su parte, Wilber Bucardo se convirtió en  el primer lanzador en salvar tres juegos en una final.  Asimismo, obtuvo una efectividad de 2.25 en los cuatro juegos que participó, ¡Qué gran decisión!

Serie Latinoamericana

En la Serie Latinoamericana los felinos no cambiaron el libreto y mantuvieron el ritmo ganador, en su debut contra los Leones de Montería, representante de Colombia, mostraron la garra que les caracterizó durante la Profesional nica y lograron imponerse 5-2; posteriormente contra los Chileros de Xalapa, campeones de la Liga Estatal Veracruzana de México, fue la misma historia derrotándolos 7-2, destacando el jonrón de tres carreras de Everth Cabrera y el sólido trabajo de bullpen, respaldando la actuación de Mainor Mora.

En el tercer juego, el equipo canalero Panamá Metro puso en duda el pase de los Tigres a la final, venciéndolos 7-5, a pesar de esto la mano de Picota parecía estar bendita, pues en una tómbola sacó el boleto que garantizó la final ante los Leones de Montería. En la disputa por el banderín los chinandeganos ganaron 4-0, con  triunfo para el pícher Raúl Ruiz y juego decidido para Jimmy González, el gran ausente durante los partidos previos.

De esta manera, Chinandega culminó un año de ensueño y volvió a darle alegría a un territorio que aún lamenta la muerte de Argelio “La Bruja” Córdoba. Los Tigres tienen programado celebrar el grandioso año que tuvieron en la basílica Inmaculada Concepción (En el Viejo, Chinandega) mañana a las 4:00 p.m. al día siguiente se trasladarán a Chichigalpa, donde concluirán dicho festejo.