•  |
  •  |
  • END

Nueva York, EU / Yahoodeportes

Todo es hermetismo sobre los preguntas que los directivos de las Grandes Ligas le hicieron al tercera base de los Yanquis de Nueva York, Alex Rodríguez, acerca del consumo de esteroides entre las temporadas de 2001 y 2003.

Lo único que ha transcendido a la reunión del domingo es que duró más de dos horas y que asistieron junto con Rodríguez, sus abogados personales y el del sindicato de jugadores, que escucharon las preguntas con las que los directivos de la liga quieren conocer más sobre el asunto del dopaje.

La oficina del comisionado de las mayores emitió un comunicado en el que señaló que Rodríguez “cooperó” en una entrevista con el Departamento de Investigaciones y Relaciones Laborales de las Grandes ligas.

Pero, hasta el momento, no se divulgaron más detalles, y el comunicado señaló que las mayores no emitirían declaraciones por el momento, lo que vuelve a generar todo tipo de interrogantes sobre la validez de estas de acciones por parte de las Grandes Ligas en la lucha contra el dopaje.

Las Grandes Ligas habían dicho que querían conocer la opinión de Rodríguez sobre cómo había realizado todo el proceso de dopaje cuando jugaba con los Vigilantes de Texas, hecho que admitió públicamente en una entrevista de televisión que ofreció a la cadena ESPN.

Dos abogados de Rodríguez, Jay Reisinger y James E. Sharp, lo acompañaron durante la reunión en Tampa (Florida). También estuvo presente Michael Weiner, el abogado general del sindicato de peloteros.

Mientras que en la oficina del comisionado eligieron a Dan Mullin, Vicepresidente de Investigaciones de las Mayores; Rob Manfred, Vicepresidente Ejecutivo de las Grandes Ligas para relaciones laborales, y Dan Halem, Abogado de las Mayores para asuntos de trabajo.

La composición del grupo de trabajo no fue dada a conocer por el comunicado de la oficina del comisionado, sino que la reveló una persona cercana a la reunión, que pidió ser mantenida en el anonimato.

Más temprano, Rodríguez conectó un par de dobletes productores durante un partido de pretemporada contra los Rojos de Cincinnati en Sarasota (Florida).

Los directivos querían hablar con Rodríguez sobre asuntos de seguridad respecto a un preparador físico de República Dominicana y de un primo que según el estelar tercera base le inyectó una sustancia prohibida llamada “boli”.

Tras ser reemplazado por un corredor emergente, Rodríguez habló con los periodistas, pero declinó confirmar si se iba a dar la reunión, como se había especulado.

Rodríguez abandonó en automóvil el recinto deportivo acompañado por otros dos peloteros de los Yanquis, el dominicano Robinson Canó y Mark Teixeira, el gran fichaje del descanso invernal.

El tercera base de los Yanquis comentó que tenía la intención de llegar a la ciudad de Júpiter (Florida) para comenzar los preparativos con el equipo nacional de República Dominicana, de cara a su participación en el Clásico Mundial de Béisbol, que comenzará esta misma semana.

“No estoy seguro de qué voy a hacer. Pero voy a estar en Júpiter esta noche”, señaló Rodríguez. “Es una oportunidad única la de jugar en el Clásico. Estoy emocionado”.

Rodríguez ya lo hizo en la primera edición del torneo que se disputó en 2006, pero en aquella ocasión, después de un sin fin de indecisiones al final vistió la franela de las barras y las estrellas, dado que tiene la doble nacionalidad, al ser de padres dominicanos.

En los preparativos para el Clásico, Rodríguez jugará desde el martes tres partidos con la novena Dominicana contra equipos de las menores.