• |
  • |
  • Edición Impresa

Los Ángeles y París, candidatas a la organización de los Juegos Olímpicos de 2024, sacarán sus armas en términos de comunicación internacional este viernes, día del inicio de la campaña fijada por el Comité Olímpico Internacional (COI), que recibirá simultáneamente la tercera y última parte de su dosier.

Budapest, tercera ciudad candidata y menos favorita que las otras dos, esperará a mediados de febrero para lanzarse.

Los promotores de la candidatura húngara, amenazada por la demanda de un referéndum, por iniciativa popular, decidió concentrarse hasta ahora en “demostrar a los habitantes de Budapest la forma en que los Juegos Olímpicos podrían mejorar su vida”.

Las tres ciudades estaban hasta ahora obligadas a una gran reserva en materia de promoción de su dosier fuera de su territorio y a ser cuidadosas en sus conversaciones con los miembros del COI.

A poco más de siete meses de la elección, el 13 de septiembre en Lima, el freno de mano va a ser levantado.

Concretamente, los embajadores de las candidatas podrán dirigirse a un público extranjero, utilizar los eventos deportivos de audiencia internacional para exponerse mediáticamente y sobre todo hablar de los detalles de su dosier con el centenar de miembros del COI llamados a votar en Perú, práctica más conocida con el nombre de lobbying. Por primera vez, las candidatas podrán apoyarse en la Cadena Olímpica, lanzada el año pasado en internet. “Las reglas de base siguen siendo las mismas que en el pasado”, respeto del rival, equidad en cuanto a tiempo, etc, explica a la AFP Christophe Dubi, director de los Juegos en el COI.

“Pero se ofrece a las ciudades la posibilidad de utilizar la Cadena Olímpica para limitar los costos” de campaña, añade Jacqueline Barret, directora adjunta a cargo de las candidaturas.

Tercera parte

El viernes, el COI recibirá el tercer y último capítulo de los dosieres de candidatura. Dedicado a la herencia de los Juegos, dará una imagen concreta de los Juegos en el plano logístico: transporte, albergue, seguridad.

“El concepto y la visión son definidos. Por tanto es de verdad el momento en que las ciudades van a hablar con los miembros del COI”, explica Jacqueline Barrett.

El dosier 3, es también el de la herencia que dejarán los Juegos. Impuesta desde el inicio de la década del 2000 por el COI, la noción de herencia durable se ha convertido en uno de los primeros criterios de elección para los votantes. El objetivo asumido es evitar Juegos de grandes dispendios, concebidos para existir una quincena, y no dejar deudas abismales al país organizador, como en Atenas-2004.

La herencia reposa en cinco pilares a ojos del COI: las infraestructuras y los sitios naturales a preservar, la gestión de los recursos, la movilidad, los recursos humanos y el clima.

Los Ángeles y París, las dos candidaturas favoritas para los observadores, no han tenido problemas. En el caso de la primera, sus infraestructuras ya están casi todas construidas, “heredadas” de los Juegos de 1984. Budapest, en cambio, deberá aplicarse para convencer de la utilidad de los equipamientos perennes previstos.