•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Oliver Flores, el muchacho originario de León, tendrá hoy la prueba más exigente de su carrera, la que puede hundirlo en el fango de las lamentaciones o catapultar su carrera hacia el pináculo de lo sorprendente. Flores enfrentará hoy al prospecto invicto Félix Verdejo en el coliseo Roberto Clemente, un santuario de celebraciones para el boricua en San Juan, Puerto Rico, donde defenderá su cetro latino 135 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Boricua y nica superaron ayer la báscula sin complicaciones. Flores marcó en su primer intentó 134 libras, pero el equipo de trabajo de Verdejo subió rápido a la romana y no dilató en anunciar que el peleador local había marcado la categoría. El séquito de Flores sospechó de una trampa, exigiendo que Félix volviera a pesarse. En el segundo intento quedó evidencia que Félix tenía problemas, pues dio 135.2.

Ante esta situación, Verdejo se fue a un baño sauna y cuando regresó y subió a la báscula su peso se mantuvo intacto.

El susto para el campeón latino finalizó en su cuarta comparecencia sobre la romana, marcando finalmente 135.

FAVORITO

Félix (22-0-15 nocauts) luego del pesaje mostró respeto por Flores (27-2-2-17 nocauts). “Sé que Flores es un peleador zurdo que viene de frente. Hemos trabajado en el gimnasio para contrarrestar la guardia zurda de Oliver y hacerlo pagar cuando cometa errores”, aseguró el pugilista de Puerto Rico al diario Primera Hora.

En tanto, Oliver espera conquistar un triunfo milagroso en territorio enemigo. “Una victoria sobre Verdejo sería lo más grande. Es una oportunidad, debo estar concentrado para ir a pelear y dar lo mejor de mí. No importa lo que pase, seguiré peleando mientras pueda”, señaló el leonés.

La reyerta no luce fácil para el pinolero, que intentará terminar de pie y con la confianza de conectar un golpe mortal, aunque ante Verdejo esa posibilidad es mínima.