•  |
  •  |
  • END

/ MLB.com

MEXICO
¿Podrá Japón revalidar la corona? ¿Será que a Cuba se le terminó la magia de su béisbol "amateur"? ¿Prevalecerán las potencias como Estados Unidos, República Dominicana y Venezuela?
Y, quizás la pregunta que prevalece sobre todas, ¿despegará el Clásico Mundial de Béisbol como un torneo de primer nivel?
Estas y otras interrogantes tendrán su respuesta a partir del jueves cuando arranque en Tokio la segunda edición del Clásico, el torneo creado hace tres años por Grandes Ligas para que los mejores peloteros del orbe representen a sus respectivos países.

Dieciséis naciones disputarán la primera ronda en cuatro sedes --Tokio, Toronto, Ciudad de México y San Juan. Los dos mejores equipos de cada grupo avanzarán a la segunda etapa en Miami y San Diego, mientras que las semifinales y la final se disputarán en Los Ángeles.

La final será el 23 de marzo en el Dodger Stadium.

Japón y Cuba sorprendieron al mundo del béisbol al dejar en el camino a otros gigantes para llegar a la final de la edición inaugural del torneo.

Japón pone en marcha la defensa de su título el jueves contra China en el Tokyo Dome, donde también jugarán el campeón olímpico Corea del Sur y Taiwán por el Grupo A.

Cuba y México son los favoritos del Grupo B, que arranca el domingo en el Foro Sol de México, y que completan Sudáfrica y Australia. Estados Unidos y Venezuela encabezan el Grupo C que comienza el sábado en el Rogers Centre de Toronto, y donde también están Italia y Canadá.

La llave D que comienza el sábado en el estadio Hiram Bithorn de San Juan cuenta con los grandes candidatos República Dominicana y Puerto Rico, además de Panamá y Holanda.

Aunque ciertas selecciones lucen superiores a otras sobre el papel, nadie puede dar nada por sentado. Basta con recordar que Estados Unidos, Venezuela y Puerto Rico --tres de los favoritos a la corona en el 2006-- fueron eliminados en la segunda ronda.


Y que Cuba, una potencia del béisbol amateur pero con escasa experiencia contra profesionales de Grandes Ligas, eliminó en semifinales a la temible escuadra dominicana.

"Todos con los que he hablado, especialmente algunos que compiten por primera vez, están muy emocionados porque vieron lo que pasó hace unos años y no quieren que vuelva a suceder", comentó el manager del equipo estadounidense, Davey Johnson. "Nadie quiere volver a casa temprano".

Otro factor a tomar en cuenta, en el ámbito deportivo y de organización, es la ausencia de figuras de peso de algunos equipos, que amenaza con restarle brillo a un campeonato que se supone contaría con lo mejor de lo mejor del béisbol mundial.

Pero aún con tantas bajas, las principales selecciones tienen suficientes municiones como para pelear por el título.

Los organizadores cambiaron el formato de la competencia a uno de "doble eliminación", en el que el equipo que pierda sus dos primeros partidos se despide del torneo.

Por lo tanto, cualquier traspié al comienzo del torneo puede resultar fatal.