•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Byron Rojas, el pequeño ex campeón mundial matagalpino, capaz de sorprender a un país saliendo del anonimato tras derrotar a Hekkie Budler, dijo que no peleará en Sudáfrica y, además, confirmó que se rompió el idilio laboral con Marcelo Sánchez, promotor de Pinolero Boxing.

¿Por qué no aceptar pelear en mayo contra Simphiwe Khonco en Sudáfrica? La razón es sencilla. La bolsa de 15,000 dólares es muy baja, parece una broma si se toma en cuenta que Byron es un ex campeón mundial y a la hora de desmenuzar el dinero para la repartición entre apoderado y entrenador, la suma final que entrará en la cartera del “Gallito” es mínima. Además, el título de la Organización Internacional de Boxeo (IBO, por sus siglas en inglés) que estaría en juego, tiene un bajo prestigio. Ir a Sudáfrica, es meterse a la boca del lobo sin armas, jugar a la ruleta de la suerte con más posibilidades de morir que de escuchar la marcha triunfal.

Al margen de los aspectos antes mencionados, la gota que derramó el vaso en la paciencia del “Gallito”, fue enterarse que estaban negociando una pelea sin su consentimiento. Rojas está inconforme, aun así, no descarta la posibilidad de restaurar la relación con Sánchez. Por ahora se dará un tiempo para ver quién endulza su oído y le ofrece buscar un nuevo camino con la firme intención de regresar al pináculo del boxeo.

¿Has hablado con Marcelo Sánchez sobre esa pelea en Sudáfrica o simplemente te diste cuenta a través de los medios?

Marcelo no se comunicó conmigo, no me dijo que estaba negociando ni buscando una pelea para mí. No he tenido mucho contacto con él desde que me vine a Michigan (Estados Unidos), solamente un par de veces, entonces eso me molestó a mí. No me dijo que estaba buscando una pelea de título, no me consultó.

¿Qué pensás de esa propuesta de ir a Sudáfrica?

Pensé bien las cosas, no es conveniente, ese título no tiene prestigio, le dije que no a Marcelo. No va esa pelea en Sudáfrica. Le hablé sobre el contrato con la promotora, porque este ya se venció en diciembre pasado.

¿Entonces vos estás libre, sin contrato de apoderado ni de promotor?

Estoy libre y esto fue lo que me molestó, porque ni siquiera me dijo: “Mirá Gallito, vamos a hacer un nuevo contrato, voy a mejorar algunas cosas porque ahora sos ex campeón mundial´”.

¿Has pensado en cambiar de aires, negociar con un nuevo apoderado o promotor?

Antes de tomar una decisión, lo hablaré con mi familia, porque ellos han estado conmigo siempre. Nos vamos a dar un tiempo para pensar sobre eso, sé que debo estar entrenando por cualquier pelea que surja, por ahora debo analizar bien las cosas.

¿Ha mostrado interés Marcelo en continuar las relaciones con vos?

Él solo habló de la pelea, no me habló de renovar el contrato. Hoy (ayer) que le comuniqué eso, dijo que estaba bien, que no me quería agregar a la lista de malagradecidos.  Le aclaré que no era un malagradecido, trabajé muchos años con él, fui de palabra, le cumplí, ustedes los medios son testigos, siempre he sido un boxeador muy responsable, nunca quedé mal.  Estamos pagados los dos por el boxeo, ninguno se debe nada.

¿Pero no descartás la posibilidad de firmar nuevamente con tu exmanejador si la propuesta es buena?

Descartado no. Pero sí quiero un mejor contrato, algo que me favorezca un poco más, pienso que esos contratos no me favorecían en mi carrera. No es que me crea la gran cosa, pero siento que debo darme mi valor. Es hora que él (Marcelo) reconozca que debe ayudarme más. Tengo que asegurar mi futuro, el boxeo no es toda la vida, mi carrera no pasará de 30 años.

¿Qué aspectos te gustaría que mejoren?

Tendría que mejorar una ayuda económica, tener chequeos médicos. Fui campeón y no tengo un chequeo de mi promotor y muchas cosas que debo pensarlas. Quiero algo que no busque conveniencia solo para él.

¿Cuánto tiempo vas a pensar para tomar una decisión?

No mucho, debo hablar con mi familia, veremos la oferta que me haga Marcelo. No sé, no sé si otra promotora tendría una mejor oferta. Estoy dispuesto a trabajar.