•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Mánchester United goleó en su visita al vigente campeón Leicester (3-0) y suma tres puntos que le acercan a las posiciones que dan acceso a jugar la próxima Liga de Campeones, ayer en el cierre de la 24ª jornada de la Premier League.

El armenio Henrikh Mkhitaryan abrió el marcador en la primera parte (42) y el sueco Zlatan Ibrahimovic sentenció antes de la pausa (44). El español Juan Mata completó la goleada al inicio del segundo tiempo (49). Con esta victoria, el equipo que dirige el portugués José Mourinho suma 45 puntos (6º), a 14 del líder Chelsea, pero se aproxima a los puestos de ‘Champions’: a cinco puntos del Tottenham (2º), a cuatro del City (3º), a solo dos del Arsenal (4º) y a uno del Liverpool (5º).

El Leicester, por su parte, sigue sin levantar cabeza y suma su 13ª derrota de la temporada y la cuarta consecutiva. El vigente campeón de la Premier solo tiene 21 puntos y está solo uno por encima del Hull City, el primer equipo que ocupa puestos de descenso.

Jesús con doblete

Antes, el City (3º) firmó una agónica victoria ante el Swansea (17º) gracias a la actuación del joven delantero brasileño Gabriel Jesús, de 19 años, que firmó un doblete (min 10 y 90+2).

Los locales dominaron el encuentro de principio a fin pero, como viene siendo habitual a lo largo de la temporada, les costó horrores materializar dicho dominio en goles. El equipo dirigido por el técnico español Pep Guardiola se adelantó a los 10 minutos con el primero de los tantos del brasileño —en el que fue su tercer partido seguido como titular, en detrimento del argentino Sergio Agüero— tras jugada personal del español David Silva y disparo de Raheem Sterling, que fue rechazado por el defensa Alfie Mawson.

Tras un monólogo ‘citizen’ de 70 minutos, el islandés Gylfi Sigurdsson puso las tablas con un disparo cruzado desde fuera del área. Se volcó entonces el City en ataque, pero lo hizo sin orden. Pese a ello y cuando el fantasma del empate rondaba el Etihad Stadium, cumplidos ya los 90 minutos de juego, Gabriel Jesús volvió a aparecer, cabeceando un centro de Silva que fue atajado por el portero polaco Lukasz Fabianski, pero el rechace cayó de nuevo a los pies del brasileño y no perdonó.