•  |
  •  |
  • Edición Impresa

España y Bélgica consiguieron ayer su billete para los cuartos de final de la Copa Davis de tenis, sumándose a los cuatro equipos que lograron el objetivo el sábado (Serbia, Estados Unidos, Francia y Australia).

No llegaba en la mejor situación el equipo español al último día de su eliminatoria en Croacia, después de haber quedado 2-1 abajo al perder en dobles el sábado, pero pudo dar la vuelta gracias a los triunfos de Roberto Bautista y Pablo Carreño.

El punto decisivo lo consiguió Carreño (26º del mundo) con un 7-6 (7/4), 6-1 y 6-4 sobre Nikola Mektic (319º), que había participado en la dupla ganadora para Croacia el sábado. Gracias a su triunfo, el español pudo además sacarse la espina de su derrota el viernes ante Franko Skugor (223º del mundo) en el primer partido de esta eliminatoria.

Mektic fue elegido para el quinto y decisivo punto en lugar del inicialmente previsto, Ante Pavic. Antes de ese desenlace, Roberto Bautista, decimosexto del ranking mundial, había logrado equilibrar provisionalmente 2-2 el pulso, ganando a Skugor por 6-1, 6-7 (4/7), 6-3 y 7-6 (8/6).

“Fueron partidos largos, pero por suerte hemos conseguido la victoria. Roberto y Pablo estuvieron muy bien”, celebró la capitana de España, la extenista campeona de Wimbledon Conchita Martínez. España tendrá como rival en los cuartos (7-9 abril) a Serbia. El duelo, con los balcánicos como locales, podría permitir un Djokovic-Nadal si ambas estrellas responden a la llamada.

Darcis dicta sentencia

También se clasificó ayer Bélgica, que tras ganar el dobles del sábado había quedado con un 2-1 favorable ante Alemania en Fráncfort.

Sin margen para la remontada, los belgas sentenciaron con el 3-1 provisional en el primer individual del domingo, en el que Steve Darcis, de 32 años y 58º del ranking, dominó por 2-6, 6-4, 6-4 y 7-6 (10/8) a Alexander Zverev, 22º del mundo y una de las grandes promesas del circuito internacional.

En el último punto, ya con todo decidido, Ruben Bemelmans batió al otro hermano Zverev, Mischa, por 7-5 y 6-1, para poner un 4-1. Bélgica, finalista en 2015 en esta competición, sobrevivió a la ausencia de su principal estrella, David Goffin.