•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de dos semanas arduas, con un trabajo intenso desde el génesis del día hasta el final, Wilmer Hernández, entrenador de Román “Chocolatito” González, está muy satisfecho con el campamento que realizan en Santa Ana, Costa Rica. Hay un gran ambiente, el clima es sublime, la cuesta eólica es un sufrimiento que terminará en deleite por la recarga de oxígeno que reciben los pulmones del tetracampeón durante su corrin matutino y el gimnasio Fight Club presta todas las condiciones que necesita el mejor pugilista del mundo.

A Wilmer le ha gustado mucho todo el trabajo realizado hasta el momento, pero respecto a los sparrings le está sorprendiendo el muchacho Robin Zamora, el peleador con menos cartel, con poca experiencia y sin ningún pasado brillante en su carrera. “Zamora se ha parado muy fuerte, tiene mucha voluntad en los guanteos y su estilo de ir hacia adelante, como con las ganas de ir a noquear, se parece mucho a lo que nos puede ofrecer el rival de Román, Srisaket Sor Rungvisai”, dijo Hernández. “Vamos a por buen camino, se ha hecho el trabajo que queríamos, Román esta fuerte”, agregó.

¿Qué ha aportado el otro sparring, José González?  “Su boxeo es inteligente, fino, se mueve mucho, es una buena opción que nos permite tener más variantes”, asegura Hernández refiriéndose al primo de Román, un muchacho que está firmado por la empresa Top Rank. Hasta el momento, el tetracampeón mundial pinolero acumula 73 rounds de guanteo, acercándose a la cifra final de 130. Esta semana, Hernández espera sumar 22 asaltos más con los sparrings, 10 el jueves y 12 el sábado. Román correrá hoy en la cuesta eólica, mañana irá a la pista olímpica de La Sabana.