•  |
  •  |

El Bayern, en un momento crítico tras el empate ante el Schalke en la Bundesliga y ya con la mira puesta en los duelos contra el Arsenal en la Liga de Campeones, recibe hoy al Wolfsburgo en octavos de final de la Copa de Alemania.

“No tenemos un problema de falta de calidad sino de falta de sacrificio”, dijo el entrenador, Carlo Ancelotti, después del empate a un gol ante el Schalke, en un partido en el que las cosas incluso hubiera podido salir peor para el Schalke.

La crítica de Ancelotti a su propio equipo, algo inusual en él, da cuenta de la inquietud que hay en el club y está respaldada por las estadísticas.

Contra el Schalke, el Bayern solo ganó un 47 por ciento de los balones divididos y corrió 7 kilómetros menos que el rival. Esas cifras, así como la reducción del número de sprints ofensivos en los últimos minutos del partidos, muestran la situación que vive el Bayern que parece confiado en que la calidad individual resuelva los duelos.

El equipo parece consciente de que algo anda mal. “No podemos seguir jugando así”, advirtió el meta Manuel Neuer.

El capitán Philipp Lahm fue más claro. “Si seguimos jugando como en los últimos tres partidos en las próximas semanas vamos a quedar fuera de varias competiciones”, vaticinó.

Sin margen de error

El Bayern ha ganado dos de sus últimos tres partidos pero el juego no ha convencido y lo que ocurrió ante el Schalke hubiera podido pasar también en los otros compromisos ante el Friburgo -el gol del triunfo por 2-1 llegó en ese partido en el descuento- y el Werder Bremen.

El Wolfsburgo es un rival que no viene haciendo una buena temporada en la Bundesliga pero en Alemania se recuerda que la Copa tiene sus propias leyes y eso se debe en parte a que en una eliminatoria a partido único cualquier cosa puede pasar.

En todo caso, el reto de Ancelotti ahora es aumentar la tensión a través de lo cual puede también aumentar intensidad, lo que necesita urgentemente de cara a los partidos contra el Arsenal en la Liga de Campeones.

Por ello, el que afronte cuanto antes el duelo de eliminatoria directa por la Copa le puede ayudar. Los jugadores, a diferencia de lo que ocurre en la Bundesliga, llegan al partido sin renta que les permita soportar un mal resultado y tienen que darlo todo.