•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lucas Hernández y su pareja, Amelia Lorente, comparecieron ayer en el juzgado de instrucción especializado en violencia contra la mujer de la localidad de Majadahonda donde se celebró un juicio rápido después de los incidentes del pasado viernes, que acabaron con la detención del jugador por presunto maltrato y una orden de alejamiento mutua de 500 metros.

Tras el proceso, que debía llevarse a cabo el viernes por la mañana pero fue retrasado hasta este lunes ya que la joven no había podido acudir al juzgado, la magistrada que lleva el caso decidió mantener dicha orden de alejamiento, pero remitió el caso al juzgado de lo Penal para que se celebre un nuevo juicio en los próximos días.

Ambas partes llegaron a un acuerdo previo a la celebración del juicio y habían decidido abstenerse de formular acusaciones formales, sin embargo, dicho acuerdo fue rechazado por la fiscalía, que ante la gravedad de los hechos, ha propuesto penas de cárcel para ambos y una multa para la pareja del jugador.

La Fiscalía pidió siete meses de prisión por delito de maltrato en el ámbito familiar para Lucas Hernández, y cuatro meses de prisión por el mismo delito y dos más por un delito de daños, además de una multa de 600 euros, para Amelia Lorente.

Ninguno de los dos tiene antecedentes penales, por lo que podrían librarse de cumplir su condena en prisión, algo habitual en España.